El proyecto contempla la instalación de nuevas unidades productivas y la implantación de nuevos sistemas y procedimientos. 

El Ministerio de Economía y Finanzas de Perú, aprobó a mediados de enero una operación de endeudamiento externo sin la garantía del Gobierno nacional de hasta US$1.300 millones para financiar el proyecto de ampliación y modernización de la Refinería Talara, perteneciente a PetroPerú, iniciativa que involucra desembolsos totales por unos US$5.400 millones.

Talara ulma project 1

La ampliación y modernización de la Refinería Talara involucra desembolsos totales por unos US$5.400 millones.

Las obras permitirán incrementar la capacidad de refinación de la planta de 65.000 a 95.000 barriles diarios y la construcción de unidades de procesos de alta tecnología, como instalaciones para la desulfurización de los combustibles y un esquema de refinación con una unidad de flexicoking. También se mejorará la calidad de los combustibles, al producir diésel 2, gasolinas y gas licuado de petróleo con un contenido menor a 50 ppm de azufre.

Dentro de los requerimientos del proyecto se cuentan: 1.700 equipos, 230.000 m3 de hormigón, 53.000 toneladas de estructuras metálicas, 45.000 toneladas de tuberías de procesos, 3.000 km de cables, etc. Todos estos son datos que reflejan las dimensiones de este proyecto que contribuirá al desarrollo energético del país.

Encofrados

La española ULMA, que tiene una presencia de casi dos décadas en el mercado peruano, ha sido parte importante del proceso constructivo de la ampliación y modernización de la refinería, impartiendo incluso clases de capacitación técnica de andamios a operarios de la obra. Según señala Alex Sierra, gerente técnico en la filial peruana de ULMA Construction, “en este tipo de obras, las exigencias en cuanto a seguridad y planificación son elevadas, y una prioridad. La experiencia de ULMA en este sector ha favorecido el incremento de los ritmos de trabajo y ha permitido afrontar cualquier demanda desde el inicio del proyecto”.

Uno de los principales retos ha sido diseñar estructuras livianas y con gran capacidad de carga, teniendo en cuenta el peso de los componentes metálicos, las sobrecargas de trabajo y la carga de viento.

“En una primera fase, se han construido las unidades de producción. Posteriormente, se han montado los racks y las estructuras metálicas, que sirven de soporte para los equipos propios de refinado y procesado de crudo, y el paso de tuberías. En ambas actuaciones, los encofrados y andamios ULMA han jugado un papel principal”, afirma Sierra.

Talara ulma project 3

En ambas actuaciones, los encofrados y andamios ULMA han jugado un papel principal.

En la ejecución de los edificios de producción se están utilizando sistemas de encofrado modular ligero COMAIN en muros, pilares y zapatas, y el sistema ENKOFLEX de vigas de madera en las losas.

Por su parte, ULMA destaca que el sistema multidireccional BRIO ha cumplido una doble función: en forma de plataformas de trabajo con soluciones versátiles, y como cimbra ofreciendo un apeo resistente, seguro, y rígido para el hormigonado de losas y vigas a grandes alturas y con espesores considerables.

Las múltiples aplicaciones de andamio BRIO se han llevado a cabo en todo el complejo, con más de 4.500 toneladas de material. Los andamios suspendidos en los racks de tuberías se han modulado con anchos de 6, 8, 10 y 12 metros y hasta seis niveles de plataformas en altura. “Con componentes estándar y modulares ha sido posible suspender el sistema, sortear el tendido tuberías, etc., es decir, aportar una solución a cada aplicación”, dice Sierra.

De hecho, la versatilidad del andamio ha permitido crear soluciones ad hoc en las numerosas instalaciones de la refinería: torres de andamio de hasta 60 metros de altura, o voladizos de 4 metros, cada 12-14 metros, apoyados en riostras MK, para incrementar el soporte de cargas.