Comienza la corrida por el oro

By Clarise Ardúz17 December 2013

DEC13 CLA Feature Concrete

DEC13 CLA Feature Concrete

¿Qué tal seria poder construir carreteras, puentes, aceras, o cualquier otro tipo de estructura con un concreto que no exigiera mantenimiento frecuente con el pasar de los años? Pensando apenas en algunas posibilidades, uno puede concluir que los puntos positivos podrían ser muchos. Como mínimo significaría menores gastos de mantención, material, mano de obra, menos trastornos en lo que respecta al tráfico vehicular y peatonal, además de menos aportes a lo que hoy es un gran problema para el planeta: el efecto invernadero. Cabe recordar que, cerca de 7% de las emisiones mundiales de CO2 provienen de la producción de cemento.

Con estas interrogantes en mente algunos países están llevando a cabo investigaciones para poder producir un concreto autorreparable, con mecanismos de autorreparación incluidos en el mismo material.

Corea del Sur es uno de los que se está dedicando a estudiar el tema. Según lo publicado por la prensa internacional, la Universidad de Yonsei ha centrado sus investigaciones en la restauración de la fuerza del hormigón dañado, concentrándose en la protección de la superficie, donde normalmente pueden aparecer grietas causadas por diversos factores, incluso por el paso del agua.

La idea en estudio es un recubrimiento que contenga, en la mezcla del hormigón, micro cápsulas de polímero, las cuales estarían llenas de una solución que, al estar expuesta a la luz, se convierte en una substancia sólida resistente al agua. En resumen, al ocurrir un daño en la superficie revestida, la misma grieta podría hacer que las capsulas se abran y liberen la solución, llenando la grieta con la sustancia que se solidificaría con la luz solar.

Los investigadores de la Universidad de Yonsei informaron que este sistema presenta un menor costo que otros estudiados anteriormente, ya que este es activado apenas con la luz solar, mientras otros necesitarían catalizadores que podrían generar más gastos y limitaciones.

El producto en estudio fue pulverizado sobre superficies de muestras de hormigón para demostrar su eficacia. Con hojas de afeitar se hicieron pequeñas grietas y el contenido de las micro cápsulas fue liberado, llenando el área de las grietas. Horas después, bajo la luz solar, se confirmó la cicatrización de las zonas dañadas y, al mismo tiempo, la eficacia del nuevo concreto.

Otra investigación de un concreto autorreparable se está llevando a cabo en la Universidad de Bath, en el Reino Unido. El proyecto ya recibió 500.000 libras (aproximadamente US$811.211) para poder seguir adelante durante los próximos tres años.

Este estudio también involucra micro capsulas en la mezcla del concreto. La diferencia es que esas micro cápsulas contendrían una bacteria, la cual, en contacto con el agua que entre a las grietas de la superficie, producirían piedra caliza, cerrando la zona dañada y evitando la corrosión del acero utilizado en la estructura.

Lo que los científicos de la universidad británica buscan en este momento es una solución para que la bacteria logre sobrevivir dentro del concreto por largo plazo. La dificultad está en que el concreto es muy denso y no ofrece el espacio que ella necesita para mantenerse viva.

La autorreparación del concreto, apunta el estudio, podría aumentar en gran proporción la vida de las estructuras de hormigón y eliminaría la necesidad de reparaciones y reduciría el costo de por vida de las estructuras en un 50%.

¿Y Latinoamérica?

Aunque el intento por producir un concreto autorreparable y que ofrezca una vida más prolongada no sea algo tan nuevo, Latinoamérica está todavía en pañales en este asunto. Algunas empresas, al parecer, tienen el tema bajo siete llaves o sencillamente no lo conocen lo suficiente para poder opinar. Sin embargo, otras, ya están marchando hacia este objetivo.

La cementera colombiana Argos es una de ésas. “En Argos conocemos sobre el concreto autorreparable desde hace ya un tiempo. Es uno de los concretos sobre los cuales estamos haciendo investigación y desarrollo para en un futuro poder ofrecerlo a nuestros clientes como un concreto de alta tecnología”, cuenta Camilo Restrepo, vicepresidente de Innovación de la empresa.

Sin embargo, el profesional aclara que “cuando se habla de concreto autorreparable hay que dejar claro que no es un concreto que pueda reparar grandes fracturas o fallas, es un concreto que busca tener capacidad de reparar micro fisuras u otros tipos de deterioros que se producen en las estructuras por diversas causas, incluidas el uso diario que las somete a diferentes tipos de cargas”. Cabe recordar que las micro fisuras son las responsables, con el pasar del tiempo, por la reducción de la vida útil de las estructuras y tener una tecnología que sea capaz de repararlas, según el vocero de la colombiana, “sería algo muy benéfico para la durabilidad del concreto y, en consecuencia, para la sociedad”.

Restrepo cuenta que Argos está desarrollando un concreto de alta tecnología, flexible, que también incorpora tecnologías que podrán, eventualmente, convertirlo en autorreparable. Inicialmente, explica, la investigación está direccionada a desarrollar un concreto con muchísima más resistencia a la flexión que un concreto convencional. En un asegunda etapa, se pasará a desarrollar el concreto autorreparable. “Creemos que la tecnología del concreto autorreparable, aunque todavía con un camino por recorrer para poder industrializarse a gran escala, es muy interesante y promisoria para la industria del concreto y la construcción”, afirma.

Pero, la pregunta que uno se hace es: ¿Habría interés de parte de las cementeras en producir un concreto autorreparable?

Restrepo asegura que sí. “Creemos que los concretos como el flexible y el autorreparable serán los precursores de ‘concretos inteligentes’, los que además de proveer un servicio a la sociedad, también podrán cumplir una misión, aumentar la vida útil de la infraestructura y además entregar información de su estado constantemente para que los ingenieros y administradores de la infraestructura puedan tomar decisiones”, agrega.

Según el profesional, este tipo de concreto tiene como mayor ventaja la posibilidad de alargar la vida útil de la infraestructura, resultando en menores costos económicos para el proyecto - cuando se hace el análisis total de los costos -y también mejorando el desempeño ambiental al analizar su ciclo de vida completo.

¿Qué dice el gigante?

Brasil es conocido por tener una de las mejores industrias de cemento del mundo. Pero, hasta el momento, el concreto autorreparable parece no estar en pauta, o por lo menos, es un tema sobre el cual se escucha muy poco.

Ronaldo Vizzoni, gerente de Infraestructura de la Asociación Brasileña de Cemento Portland (ABCP), informa que el tema todavía es muy insipiente en el país. “No poseo informaciones exactas si alguna industria nacional ha investigado el tema, pero seguramente están atentos a su desarrollo”, afirma el profesional, quien asegura que la industria brasileña del cemento “es muy activa en investigaciones sobre nuevos productos, pero es extremamente conservadora y cuidadosa”.

Un informe inédito de la ABCP sobre el mercado brasileño del concreto, dado a conocer a finales de agosto, señala que, en el largo plazo, Brasil tendría el desarrollo necesario para generar nuevas funciones en el concreto, como es el caso de los concretos autorreparables.

Vizzoni, además, defiende que un tipo de concreto como el autorreparable sería algo con buen futuro en el sector de la construcción del país. Sin embargo, el producto tendría que recorrer un largo camino hasta ser comercializado. “El producto tendría que ser comprobadamente eficiente y normalizado para ser utilizado donde sea necesario. La eficiencia, el profesionalismo y el cuidado de nuestra industria de construcción civil, hace con que las patologías sean muy pequeñas. Asimismo, creo que el producto tendría una buena aceptación”, finaliza.

REVISTA
NEWSLETTER
Entregado directamente a su bandeja de entrada, el REPORTE SEMANAL DE CONSTRUCCIÓN presenta la selección de las últimas noticias, lanzamientos de productos, informes y mucha más información sobre el sector de la infraestructura en América Latina y el mundo.
Reportajes
Latinoamérica en madurez vial
Una revisión a algunos de los principales proyectos de construcción vial en la región, que implicarían inversiones por más de US$18.000 millones.
Reparación vial: lograr más con menos
Road Widener cuenta con un accesorio que viene a facilitar las tareas de mantenimiento vial, el FH-R.
Especificar el remolque adecuado
Tres consejos para la elección del equipo preciso para el transporte de su pavimentadora.
CONTÁCTESE CON EL EQUIPO
Cristian Peters
Cristián Peters Editor Tel: +56 977987493 E-mail: cristián.peters@khl.com
Wil Holloway Gerente de vendasr Tel: +1 312 9292563 E-mail: wil.holloway@khl.com
CONÉCTESE A NUESTRAS REDES SOCIALES