Rebelión de las máquinas

By Cristián Peters02 August 2022

Escrito por Jeff Keeling, Gerente de Marketing y Ventas para América del Norte, Brokk Inc.

Los métodos de demolición que dependen del trabajo manual son insostenibles, en términos de seguridad de los trabajadores, productividad y rentabilidad general. En cambio, los contratistas exitosos están complementando a los equipos experimentados con máquinas de demolición controladas a distancia que aumentan la eficiencia en varias áreas.

El cambio siempre ha sido una constante en la industria de la construcción y demolición. Los contratistas, trabajadores y gerentes de proyectos que buscan soluciones más seguras y productivas han transformado el lugar de trabajo moderno de una colmena bulliciosa que dependía predominantemente del trabajo manual a una operación optimizada dominada por máquinas de gran impacto.

En el mercado competitivo actual, los métodos que dependen del trabajo manual son insostenibles, en términos de seguridad del trabajador, productividad y rentabilidad general. En cambio, los contratistas exitosos están complementando equipos experimentados con máquinas que aumentan la eficiencia en varias áreas. Esta mecanización ha permitido que la industria continúe prosperando y enfrentando desafíos, como preocupaciones de seguridad, problemas ambientales y mano de obra cada vez más reducida.

Dentro de la demolición, las máquinas controladas a distancia brindan una solución mecánica innovadora, lo que permite a los contratistas continuar avanzando a pesar de las condiciones industriales en constante cambio. Estas máquinas también allanan el camino para nuevas oportunidades en industrias como el procesamiento, el corte de hormigón, la minería y la construcción de túneles. Así es cómo:

Productividad continua

Durante siglos, la gente ha empleado la mecanización como una forma de hacer que las tareas extenuantes sean más fáciles y eficientes. En un lugar de trabajo de demolición, donde el uso de martillos neumáticos portátiles y otros métodos altamente físicos han sido comunes, el empleo de una máquina de demolición a control remoto puede revolucionar la productividad.

Gracias a la tecnología avanzada y a una relación potencia/peso líder en la industria, los robots de demolición compactos pueden acceder a algunos de los lugares de trabajo más restrictivos, incluidos aquellos con restricciones de polvo, vibración y ruido, así como cargas de piso bajas.

Gracias a la tecnología avanzada y a una relación potencia/peso líder en la industria, estas máquinas compactas pueden acceder a algunos de los lugares de trabajo más restrictivos, incluidos aquellos con restricciones de polvo, vibración y ruido, así como cargas de piso bajas. Con 31 pulgadas (79 centímetros) de ancho y un peso de 1,235 libras (560 kilogramos), las unidades más compactas son lo suficientemente pequeñas para pasar por puertas estándar y lo suficientemente livianas para ser transportadas en elevadores de pasajeros, lo que las hace ideales para espacios confinados y proyectos de demolición de interiores. Hay disponibles varios modelos más grandes, de hasta 26.000 libras (11.793 kilogramos), para proyectos en los que la potencia es más importante que el espacio ocupado. Independientemente del tamaño, estos robots de demolición brindan una potencia de impacto impresionante, a la par de las excavadoras tres veces más grandes.

Esto permite a los contratistas aumentar en gran medida la eficiencia mediante el empleo de máquinas de alto impacto en aplicaciones que antes estaban limitadas a grandes equipos con equipos portátiles. Por ejemplo, un contratista redujo el personal de demolición en un tercio en una demolición interior reciente con dos máquinas de demolición controladas a distancia de 2.183 libras (990 kilogramos). Los robots, cada uno con un solo operador, pudieron acceder a pisos donde incluso los minicargadores se consideraron demasiado pesadas durante el desmontaje de varios niveles de casi 1 millón de pies cuadrados (92.903 metros cuadrados). Con requisitos mínimos de mano de obra, el contratista podría utilizar mejor a los empleados en sitios de trabajo simultáneos mientras aumenta la productividad y reduce los costos generales de mano de obra.

Además de reemplazar grandes equipos con equipos portátiles, las máquinas de demolición a control remoto con los accesorios correctos también pueden hacer el trabajo de varias máquinas compactas comunes, incluidas minicargadores y miniexcavadoras, lo que permite a los contratistas aumentar la productividad sin expandir su flota. Los fabricantes innovadores ofrecen una serie de accesorios, como perforadoras, cucharones, escarificadores, cepilladoras, trituradoras de hormigón, cortadoras de tambor, cizallas para metal, garfios y muchos más, para ayudar a los contratistas a optimizar la logística en el lugar de trabajo y aumentar la eficiencia en todos los ámbitos.

Los beneficios de una mayor productividad y versatilidad de las máquinas de demolición controladas a distancia se traducen en más trabajos, menos gastos generales y una ventaja de licitación para los contratistas en una serie de aplicaciones, incluido el corte de hormigón. Por ejemplo, la eliminación de un piso elevado con métodos tradicionales de corte de concreto comienza con un apuntalamiento adecuado, por seguridad, y luego se corta el piso en piezas viables antes de retirarlo y triturarlo en otro lugar. En cambio, un contratista pudo revolucionar su proceso con máquinas de demolición controladas a distancia. Aprovechando el tamaño compacto del robot liviano y un accesorio triturador, los equipos pudieron romper el piso en pedazos lo suficientemente pequeños como para dejarlos caer de manera segura al suelo. Este proceso eliminó la necesidad de apuntalamiento y permitió que las cuadrillas completaran el trabajo el doble de rápido. También redujo los costos de mano de obra y repuestos, lo que permitió a la empresa reducir los costos generales del proyecto en dos tercios, lo que, a su vez, proporcionó una importante ventaja de licitación en un mercado competitivo.

Además de reemplazar grandes equipos con equipos de mano, las máquinas de demolición a control remoto con los accesorios correctos también pueden hacer el trabajo de varias máquinas compactas comunes, incluidas minicargadoras y miniexcavadoras, lo que permite a los contratistas aumentar la productividad sin aumentar su flota.

Seguridad líder en la industria

Pero, ¿de qué sirve un resultado final saludable sin empleados saludables? Para muchos en la industria de la construcción y demolición, una mayor seguridad es quizás tan importante como los beneficios de productividad cuando se trata de mecanización en el lugar de trabajo. Nuevamente, las máquinas de demolición a control remoto están a la vanguardia, maximizando la seguridad al sacar a los operadores de muchas de las situaciones más peligrosas.

El distanciamiento social y otras medidas preventivas para detener la propagación de COVID-19 están actualmente a la vanguardia de las preocupaciones de seguridad de los contratistas. Para las empresas que utilizan máquinas de demolición a control remoto, los requisitos de tripulación reducida facilitan el seguimiento de las pautas de seguridad recomendadas. Sin embargo, también hay una serie de riesgos de larga data para la seguridad y la salud remotos la tecnología puede ayudar a aliviar.

Con una distancia operativa de hasta 984 pies (300 metros), las unidades controladas a distancia distancian físicamente a los empleados del dañino polvo de sílice, así como de las fuertes vibraciones de los equipos portátiles, como rompedores, rompe remaches y pistolas trituradoras. El uso a largo plazo de estas herramientas de demolición comunes está relacionado con una serie de lesiones crónicas, incluido el síndrome del túnel carpiano, el daño a los nervios y el síndrome de vibración mano-brazo. Estos problemas de salud afectan a una gran cantidad de trabajadores de la construcción y la demolición, lo que se refleja en las reclamaciones de compensación laboral y las primas de seguro para los empleadores.

Además, las máquinas de demolición a control remoto ayudan a prevenir una de las causas más comunes de lesiones graves relacionadas con el trabajo y muerte en la construcción: las caídas. Los datos recientes de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. identificaron 338 caídas fatales entre las 1.038 muertes totales en la construcción durante un año. Ese mismo año, el costo de las caídas ascendieron a US$17.100 millones (29,2 %) de los casi US$60.000 millones gastados por los empleadores en lesiones laborales graves y no mortales. Una unidad de control remoto permite a los operadores permanecer a una distancia segura de las repisas y otros peligros de caídas. Esto brinda tranquilidad a los trabajadores y gerentes de proyectos, pero también aumenta la productividad al minimizar la necesidad de instalar protecciones contra caídas.

Con una distancia operativa de hasta 984 pies (300 metros), las unidades controladas a distancia distancian físicamente a los empleados del dañino polvo de sílice, así como de las fuertes vibraciones de los equipos portátiles, como rompedores, rompe remaches y pistolas trituradoras.

Otro riesgo de seguridad común en el lugar de trabajo donde las máquinas controladas a distancia pueden ofrecer alivio es el montaje y desmontaje de equipos. Si bien la cabina de una excavadora u otro equipo compacto protege a los operadores del polvo y los escombros que vuelan o caen, subirse o bajarse de estas máquinas es una de las principales causas de lesiones en el lugar de trabajo para estos empleados, lo que resulta en esguinces, torceduras y otras dolencias menores. Las máquinas de demolición a control remoto eliminan este riesgo al permitir que los operadores permanezcan seguros en el suelo y fuera de la zona de trabajo inmediata.

Las máquinas innovadoras con un brazo avanzado de tres partes y una rotación de 360 ​​grados reducen aún más las lesiones de los tejidos blandos y los movimientos repetitivos al permitir que los operadores realicen una variedad de tareas en casi cualquier ángulo sin fatigar ni forzar los músculos. También ayuda una caja de control ergonómica y liviana colocada convenientemente en la cintura.

Para los contratistas que utilizan máquinas a control remoto, estos beneficios de seguridad pueden sumarse rápidamente a ahorros significativos en primas de seguro y compensación del trabajador. La operación remota junto con una cuadrilla más pequeña puede reducir significativamente los costos de responsabilidad de los trabajadores al limitar el personal en espacios confinados u operaciones peligrosas. Un contratista de corte de hormigón que hizo el cambio a los robots de demolición hace casi dos décadas ha visto una disminución en las reclamaciones de compensación anual de aproximadamente un 50 %, gracias en parte a la reducción del esfuerzo físico que proporcionan estas máquinas. La compañía también ha visto una disminución del 25%, o alrededor de $40,000 - $50,000 de ahorro, en costos de lesiones por año. Otra operación de corte de hormigón redujo su tasa de modificación de la experiencia, o EMR, junto con las reclamaciones de compensación laboral con la adición de máquinas de demolición controladas a distancia. Las compañías de seguros calculan el EMR en función del historial de seguridad de una empresa y lo utilizan para medir las posibilidades futuras de riesgo. Los EMR más altos dan como resultado primas de seguro más altas.

Crujiendo los números

El deseo de reducir las lesiones y las primas de seguros ha impulsado una tendencia en toda la industria hacia la mecanización. Uno de cada 10 trabajadores de la construcción se lesiona anualmente. En 2018, esto resultó en un costo total de US$$170.800 millones y 103.000.000 de días totales de producción perdida. Una empresa que enfrenta US$50.000 en pérdidas por lesiones, enfermedades o daños, debe vender US$1.667.000 adicionales en servicios solo para seguir siendo rentable. Pero aquellos que han hecho el cambio a máquinas de demolición a control remoto han descubierto que los beneficios van mucho más allá de los dólares y centavos.

las innovadoras máquinas controladas a distancia con un brazo avanzado de tres partes y una rotación de 360 grados reducen las lesiones de los tejidos blandos y los movimientos repetitivos al permitir que los operadores realicen una variedad de tareas en casi cualquier ángulo sin fatigar ni forzar los músculos.

En el competitivo mercado laboral actual, encontrar y retener trabajadores calificados se ha convertido en un gran desafío para las operaciones de construcción y demolición. En el centro de la escasez de mano de obra hay dos factores clave: un grupo de empleados actuales que envejece y menos trabajadores jóvenes interesados ​​en ingresar a oficios calificados. Sin embargo, a pesar de esta escasez, la demanda de demolición continúa creciendo, dejando a los contratistas con una tormenta perfecta de abundante trabajo, pero sin suficientes manos para llevarlo a cabo.

Una vez más, la mecanización ofrece una solución innovadora. Además de las características de seguridad y comodidad que permiten a los empleados permanecer en el trabajo por más tiempo, la tecnología robótica de vanguardia es atractiva para los trabajadores más jóvenes. Para una empresa de corte de concreto, incluir tecnología robótica avanzada en su flota ayudó a reducir la edad promedio de su fuerza laboral de 300 personas a solo 25 años y redujo la rotación en un 10%. Las máquinas también permitieron al contratista hacer más trabajo con menos personas, aumentando la productividad en un 17 % en tres años.

Más trabajos en más lugares

El mecanizado con máquinas de demolición a control remoto ofrece un importante potencial de crecimiento para los contratistas. El aumento de la productividad abre oportunidades para proyectos consecutivos y una mejor utilización de la fuerza laboral, mientras que las capacidades únicas de la máquina ofrecen la oportunidad de expandirse a nuevos mercados y aplicaciones.

No hay forma de predecir con precisión cómo será el lugar de trabajo del mañana, pero, para los contratistas exitosos, factores como la productividad, la seguridad y la rentabilidad siguen siendo perennes. La mecanización permite que estas empresas se adapten rápidamente a los cambios en la mano de obra, el proceso o la regulación, manteniéndolas por delante de la curva y de la competencia.

Sobre el Autor

Jeff Keeling es el gerente de marketing y ventas para América del Norte de Brokk Inc. Trabaja en estrecha colaboración con los gerentes de ventas regionales para desarrollar y hacer crecer la marca Brokk en segmentos clave en los Estados Unidos y Canadá. También es responsable de iniciativas educativas destinadas a ayudar a los clientes a maximizar el potencial de sus máquinas Brokk.

REVISTA
NEWSLETTER
Entregado directamente a su bandeja de entrada, el REPORTE SEMANAL DE CONSTRUCCIÓN presenta la selección de las últimas noticias, lanzamientos de productos, informes y mucha más información sobre el sector de la infraestructura en América Latina y el mundo.
Reportajes
Ingresos de alquiler mundial ‘rebotan’ en 2021
Nuevos participantes, mayores ingresos, mayor gasto: la lista IRN100 de este año muestra una industria de alquiler de equipos dinámica y en expansión. 
La magnitud y promoción del concepto ESG
Lo que antes era tendencia ahora es realidad. Las estrategias ESG aportan varios beneficios a la percepción del valor real de las empresas
Conozca algunos de los expositores de M&T Expo 2022
Como parte de la red Bauma, M&T Expo quiere ahora ser la bandera de la recuperación del mercado
CONTÁCTESE CON EL EQUIPO
Cristian Peters
Cristián Peters Editor Tel: +56 977987493 E-mail: cristián.peters@khl.com
Wil Holloway Gerente de vendasr Tel: +1 312 9292563 E-mail: wil.holloway@khl.com
CONÉCTESE A NUESTRAS REDES SOCIALES