Volvo celebra 25 años de producción de cabinas en Brasil

En 25 años, la planta alcanzó la marca de 368.000 unidades producidas

Construida para la fabricación local de cabinas de camiones Volvo FH, nacionalizada en 1998, la planta fue un punto de inflexión en la historia de Volvo en América Latina. Con ella, la marca amplió su negocio en la región, con nuevos vehículos y tecnologías. “Hace 25 años, la producción de cabinas en Brasil era un sueño. Fue nuestra entrada a una nueva era de camiones, que representó una atrevida revolución tecnológica”, recuerda Cyro Martins, vicepresidente de operaciones industriales de Volvo en América Latina.

Cyro Martins, Vicepresidente de Operaciones Industriales de Volvo en América Latina.

Desde 1980, cuando se inició la producción de camiones en el país, hasta 1997, Volvo tercerizó la fabricación de cabinas para los vehículos de las líneas N y NL. La construcción de la nueva unidad productiva fue parte de una fuerte expansión industrial que demandó, en ese período, cerca de US$ 400 millones en inversiones, el mayor volumen de recursos invertido por Volvo desde su fundación en Brasil. La ampliación del parque industrial provocó un cambio significativo en la arquitectura comercial e industrial de la marca. Fue a partir de ahí que la operación brasileña pasó a tener la capacidad de producir los camiones más avanzados del planeta, los mismos disponibles en los mercados mundiales más exigentes, con un grado de tecnología embebida nunca visto en el país.

Pionera en tecnología

La unidad siempre estuvo altamente robotizada y ha incorporado, desde temprano, conceptos para el uso de la realidad virtual y aumentada, big data, internet de las cosas, robots autónomos y varias iniciativas más que conforman lo que se denomina industria 4.0. “Aún hoy es la unidad más automatizada del complejo Volvo en Curitiba”, destaca Cyro Martins. En total, hay 85 robots y varios otros dispositivos que funcionan de forma autónoma, para mayor seguridad, calidad y comodidad ergonómica para los empleados.

La unidad se encarga tanto de soldar como de pintar las cabinas. Además, pinta elementos plásticos, culminando en soluciones que también utilizan otras plantas de Volvo en todo el mundo. Este es el caso, por ejemplo, del proceso del panel frontal de los nuevos camiones Volvo Euro 6, que tienen piezas de plástico y metal pintadas en el mismo tono.

La fábrica de cabinas de Volvo en Brasil es una de las más modernas del Grupo en el mundo.

Además de la producción diaria para atender las demandas de camiones nuevos, la fábrica también actúa en el servicio postventa, desde la producción del conjunto completo de una cabina de repuesto hasta componentes específicos. En la fábrica, las líneas sirven para la producción de camiones FH, FM, FMX, VM y VMX, con numerosas variantes. Además, todavía es posible entregar cabinas con hasta 100 colores diferentes, entre tonos sólidos y metalizados. Pero a pesar de toda esta variabilidad, en 2022, año en que la unidad batió su récord histórico con la producción de más de 32.000 unidades, el 70% de las cabinas se entregaron en color blanco, siendo una preferencia notable en el mercado del transporte.

NEWSLETTER
Entregado directamente a su bandeja de entrada, el REPORTE SEMANAL DE CONSTRUCCIÓN presenta la selección de las últimas noticias, lanzamientos de productos, informes y mucha más información sobre el sector de la infraestructura en América Latina y el mundo.
CONTÁCTESE CON EL EQUIPO
Cristian Peters
Cristián Peters Editor Tel: +56 977987493 E-mail: cristiá[email protected]
Simon Kelly Gerente de ventas Tel: 44 (0) 1892 786223 E-mail: [email protected]
CONÉCTESE A NUESTRAS REDES SOCIALES