Con la gran restricción presupuestaria vivida en Brasil tanto por el gobierno como por el sector privado, la industria de la construcción resistió a un nuevo ataque a su principal fuente de recursos para el mercado de edificaciones esta semana.

El gobierno federal había anunciado la disposición de liberar la retirada de los recursos del llamado FGTS (fondo administrado por el Estado que se compone de cuentas individuales de trabajadores, que por ley sólo se puede utilizar para proteger individualmente el trabajador en caso de despido sin causa y para financiar obras de construcción inmobiliaria).

Si la regla del gobierno pasara, se vaciarían los pocos recursos con que cuenta la construcción residencial en Brasil para seguir activa.

Con presión de la Cámara Brasileña de la Industria de la Construcción (CBIC), el gobierno cambió su política y anunció un límite de retirada de 500 reales (cerca de US$ 133) por trabajador a cada año.

Así se mantuvieron los recursos necesarios para seguir manteniendo algún nivel de construcción inmobiliaria en Brasil. El mercado inmobiliario es lo que previene que toda la construcción se paralice, dado que la inversión en infraestructura prácticamente no existe hoy en día.

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Regístrese gratis

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Vea nuestros newsletters