El gobierno boliviano, por medio del Servicio de Desarrollo de Empresas Públicas Productivas (Sedem), firmó un contrato con un consorcio integrado por las empresas españolas Imasa y Valoriza (del grupo Sacyr) y la alemana Polysius para la construcción de una fábrica de cemento en la región andina de Potosí (en el sureste del país) por US$241 millones.

Al respecto, el presidente de Bolivia, Evo Morales, indicó que “esta, nuestra empresa, es público estatal. Con seguridad va a dejar utilidad porque todavía seguimos importando cemento. Tiene que acabarse la importación y vamos a exportar cemento”.

El proyecto tiene un plazo de ejecución de 30 meses y una vez concluido tendrá la capacidad de producir aproximadamente 1,3 millón de toneladas de cemento al año.

La cementera de Potosí será la segunda fábrica estatal, ya que la primera comenzó a construirse en septiembre de 2015 en el municipio de Caracollo, Oruro, con una inversión de US$244 millones.

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Regístrese gratis

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Vea nuestros newsletters