Un tsunami más débil de lo esperado atravesó las islas de Pascua y Galápagos y alcanzó la costa latinoamericana del Pacífico sin provocar grandes daños, después de que las autoridades cerraran puertos y evacuaran poblados por su amenaza.

El maremoto, provocado el viernes por un sismo de magnitud 8,9 en la costa noreste de Japón -el más intenso en casi un siglo y medio-, arrasó con campos, casas y autos en la isla asiática. Los desastres podrían haber cobrado la vida de 1.000 personas.

Las alertas de tsunami se extendían por toda la costa latinoamericana del Pacífico desde México hasta Chile y se pronosticaron olas de hasta tres metros de altura.

Pero las primeras marejadas fueron mucho más pequeñas de lo esperado en las costas de México, en la chilena Isla de Pascua y en las islas ecuatorianas de Galápagos, que no sufrieron daños importantes por el paso del tsunami.

La localidad mexicana de Ensenada, en Baja California, fue la primera en recibir el leve embate del maremoto. El oleaje no superó el nivel de la marea alta, dijo el presidente Felipe Calderón en su cuenta de Twitter.

"Fue 70 centímetros el incremento máximo y ya va en descenso", comentó el contralmirante José Luis Vergara, portavoz de la Marina, en una conferencia de prensa.

A pesar de todo, la suspensión de la navegación se mantenía en costas mexicanas. Todos los puertos mexicanos del Pacífico estaban cerrados, incluyendo la pequeña terminal petrolera de Salina Cruz y las de carga Lázaro Cárdenas y Manzanillo.

Fuente / Reuters.

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Regístrese gratis

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Vea nuestros newsletters