El grupo francés Vinci -un gigante de 160.000 empleados y dueño de la mitad de las carreteras concesionadas de Francia-, se unió a la Fundación Chile, a través de su filial Vía Marina, para impulsar una megatubería submarina de al menos 1.000 kilómetros, que permitiría llevar agua de la zona central al norte de Chile. Si la idea prospera, el país haría historia al construir el primer ducto submarino para trasladar agua por sobre el lecho oceánico.

De tal envergadura es la iniciativa, que el gobierno de Nicolas Sarkozy está dispuesto a cofinanciar los estudios de prefactibilidad. El tema se está tratando al más alto nivel e incluso, se habló de él en la gira del Presidente chileno, Sebastián Piñera, a Europa, específicamente, en el encuentro con los empresarios galos en París.

Según explicaron a medios locales Marcela Angulo, gerente de Medio Ambiente y Energía y Patricia Pacheco, directora de negocios tecnológicos en Fundación Chile, el proyecto, AcquaAtacama, consta de tres fases, y demandaría desembolsos totales por US$3.850 millones. En una primera fase, con inversiones por US$850 millones, se alcanzaría una capacidad de cinco metros cúbicos por segundo de agua hasta Copiapó (unos 1.300 kilómetros). En la segunda etapa, por US$2.500 millones, se llegaría a Antofagasta (otros 700 kilómetros), adicionándose 10 metros cúbicos. Finalmente la tercera parte, por US$500 millones, arribaría a Iquique, añadiéndose cinco metros cúbicos.

Si todo marcha bien, el proyecto podría empezar a materializarse en cuatro o cinco años y la instalación del tendido podría tomar dos. El agua podría ser usada en faenas mineras, industriales y agrícolas y, si es tratada, en consumo humano.

Otro aspecto que hace única esta iniciativa es la tecnología denominada "submariver", una fibra resistente a las presiones marinas, al roce con el sustrato oceánico e incluso, al cambio de presión del agua que transporta. Además, es flexible y, al mismo tiempo, altamente resistente, indicó Angulo. Esta suerte de manguera de última generación tendría entre dos a cuatro metros de diámetro e iría flotando en el lecho marino, anclada y sujeta con una especie de huincha cada cierta distancia. Por diseño, estaría a 200 metros de profundidad y a una distancia variable de la costa, para no interferir con otras actividades o ecosistemas protegidos.

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Regístrese gratis

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Vea nuestros newsletters