Mi casa Mi vida minha

En Brasil, la construcción siente los fuertes efectos económicos de la pandemia, como en todos los lugares. Pero dentro del negocio de edificaciones, el programa de vivienda social Mi Casa Mi Vida cayó menos que el sector de edificación residencial y comercial de estándar económico más alto.

El conjunto de obras inmobiliarias que pueden venderse en el mercado con tasas de interés subsidiadas por el gobiero federal tuvo una contración del 30%. Mientras tanto, el mercado de obras inmobiliarias no subsidiado tuvo una contración mucho más fuerte, del 65%.

Ejecutivos de la construcción inmobiliaria de Brasil afirman que esta diferencia responde al hecho de que el ritmo de formación de nuevas familias en el segmento social de menores ingresos es más grande que en los segmentos sociales más ricos.

Los edificios construidos para atender al mercado de Mi Casa Mi Vida representan, actualmente, el 79% de nuevas construcciones inmobiliarias y un 71% de las ventas. De acuerdo con la asociación Abrainc (que reúne empresas inmobiliarias del país), esta proporción crecerá con la crisis de la pandemia. El sector apunta a que el Mi Casa Mi Vida será cerca del 80% del mercado en los próximos meses.

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Regístrese gratis

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Vea nuestros newsletters