La estructura es parte fundamental del corredor bioceánico que unirá los puertos de Antofagasta en Chile y Santos en Brasil.

Un incremento cercano a los US$ 52 millones representaría la construcción del nuevo puente de hormigón sobre el Río Paraguay en Porto Murtinho en Brasil. Las obras, según concluye un estudio de viabilidad económica elaborado por el Sindicato de Empresas de Transporte y Logística (Setlog), agilizarían el movimiento de las exportaciones e importaciones del estado de Mato Grosso do Sul y otras regiones del gigante sudamericano, además de beneficiar a Paraguay, Argentina y Chile, gracias a que por ahí pasará la Ruta Bioceánica.

puente rio paraguay

“El puente es el eslabón que falta para esa integración y el camionero no va a esperar que Paraguay concluya el asfalto prometido en ese tramo de la ruta”, afirmó Claudio Cavol, Presidente de Setlog, quien organizó dos expediciones con transportistas terrestres y gestores públicos entre Porto Murtinho y el puerto de Antofagasta en Chile para demostrar la viabilidad de la propuesta. Según Cavol, “en un primer momento, circularán bienes de mayor valor agregado, incorporándose luego los commodities”.

Las obras que tienen previsto finalizarse hacia 2021, prometen que el estado de Mato Grosso do Sul se convierta en un polo que concentre una buena parte del comercio latinoamericano, por donde pasarán cargas desde el Pacífico, por el Puerto de Antofagasta en Chile hasta el Océano Atlántico en el Puerto de Santos en Brasil.

Cabe resaltar, que el principal socio comercial de Mato Grosso do Sul es China y con esta nueva ruta finalizada la distancia entre ambos lugares se acortará en 8.000 kilómetros; fomentando la competitividad de los productos brasileros en el mercado asiático. En particular solo 2.396 kilómetros separarán a Campo Grande, la capital del estado brasilero con Antofagasta al norte de Chile; no obstante, su viabilidad dependerá de dos obras: el mencionado puente y la pavimentación de 500 kilómetros desde El Chaco Paraguayo hasta la frontera con Argentina, tramo actualmente en ejecución.

El puente tendrá 500 metros de extensión, su construcción se inicia a fines de enero y además los gobiernos brasilero y paraguayo autorizaron otro puente sobre el Río Paraná, totalizando US$ 259 millones de inversión en puentes y otras obras viales asociadas.