Tras la venta de OHL Concesiones inicia una nueva etapa centrada en el negocio constructor.

El año pasado representa un ejercicio de transición para el Grupo OHL, proceso que ha estado marcado por la firma del acuerdo para la venta del 100% del capital social de OHL Concesiones, actividad que ha sido calificada como ‘interrumpida’ y que permitirá a la empresa simplificar y reducir significativamente su estructura de deuda y dejando liquidez en sus arcas. De hecho, cabe destacar que esta operación le ha significado a la empresa subir en el rating de la agencia de calificación Moody´s, pasando de una nota Caa1 hasta un B3.

Ohl logo

A nivel operativo, destacan los signos de recuperación que ha mostrado la actividad de Construcción, en términos de mejora de EBITDA, alcanzando un 2,1% sobre ventas en comparación con el -1,6% del 2016. Resalta la capacidad de contratación del área al sumar 2.300 millones de euros en el ejercicio, (64% de ellos adjudicados en EE.UU.).

“La actividad regular de Construcción, excluidos los proyectos legacy, ha generado caja positiva en el ejercicio lo que representa un punto de inflexión en la capacidad futura de generación de caja sostenible a nivel de los proyectos del principal negocio del Grupo. En el cuarto trimestre, la actividad de Construcción ha tenido un excelente comportamiento generando 172 millones de euros de caja”, señaló la empresa en un comunicado.

Centrados en los diferentes parámetros económicos, las ventas del Grupo OHL, excluyendo Concesiones, ascienden a 3.216,4 millones de euros, presentando un ligero descenso (-3,8%) con respecto al año anterior, debido, entre otros aspectos, al retraso en el arranque de la fase de construcción de algunos proyectos concesionales en Latinoamérica.

Temas