“Estamos dentro del cronograma, se están cumpliendo los plazos. Hay un avance físico de aproximadamente 30% y hasta la fecha se desembolsaron US$ 150 millones”, señaló a la prensa boliviana el presidente de la Empresa Siderúrgica Mutún (ESM), Jesús Lara respecto del primer proyecto siderúrgico de Bolivia que entraría en producción hacia el año 2022.

el mutun

ESM es la estatal responsable del proyecto para el que contrató a la empresa china Sinosteel para el desarrollo minero y siderúrgico del yacimiento cercano a la frontera sureste con Brasil, El Mutún. De hecho, se estima que el lugar cuenta con una reserva de 40 mil millones de toneladas de hierro.

Lara también anunció que ya están concluidos los campamentos y varias otras instalaciones auxiliares. Además, dijo que Sinosteel ya ha comenzado a construir las fundaciones de la planta concentradora del yacimiento. A su vez, la empresa oriental está realizando los trabajos previos a la construcción de un acueducto de 120 kilómetros de largo desde el río Paraguay, para lo que se estaría gestionando la importación de maquinaria especializada para estos trabajos. El ejecutivo de la estatal añadió además que las obras de la industria siderúrgica El Mutún, deberían estar concluidos a fines del año 2021.

La acerera funcionará a gas natural y tendrá una capacidad de producción anual de 194.000 toneladas de laminados no planos para el mercado local, que estiman subirá a mediano plazo a 450.000 toneladas.

Cabe destacar además que, Eximbank de China financia parte del proyecto, gracias al otorgamiento de un crédito de US$ 396 millones; mientras que el saldo lo aporta el Estado boliviano.