Según los funcionarios rusos, se completó el primer puente que une Rusia y China por carretera.

El puente, conocido como el puente del río Amur, conecta la ciudad de Blagoveshchensk en el extremo este de Rusia con Heihe en el noreste de China.

La intención de construir el puente ha sido aumentar el volumen del tráfico de carga entre los dos países.

El Ministerio de Rusia para el Desarrollo del Extremo Oriente ruso y el Ártico dijo la semana pasada que el puente se abrirá al tráfico en la primavera de 2020.

La construcción del puente, que atraviesa el río Amur, implicó la creación de más de 20 km de nuevas carreteras y fue realizada por una empresa ruso-china.

Vasily Orlov, el gobernador de la región de Amur, en el lado ruso, señaló que “estamos formando un nuevo corredor de transporte internacional (que) nos permitirá alcanzar plenamente nuestro potencial de tránsito”.

La agencia estatal de noticias rusa TASS informó en enero que la construcción del puente comenzó en 2016 y en ese momento se estimó que la construcción costaría 18.800 millones de rublos (alrededor de US$290 millones).

En 2020, también se abrirá un teleférico transfronterizo que viajará entre Heihe y Blagoveshchensk.

El tiempo de viaje para los pasajeros a bordo del teleférico será de aproximadamente siete minutos y medio.