Ya se puso la primera piedra de lo que será el Complejo Portuario y Logístico del puerto de Chancay, una mega obra que demandará una inversión de US$1.300 millones y que está ubicada a 78 kilómetros al norte de Lima, Perú.

El proyecto, perteneciente a Cosco Shipping Ports Limited y Volcán Compañía Minera SAA, y cuyas obras preliminares están a cargo de China Railway Engineering Corporation (CREC10), considera seis etapas en total y actualmente se está trabajando en la primera fase, la que corresponde a la construcción de un terminal especializado de graneles sólidos y líquidos (TGAR); un terminal especializado de carga general (TGER) y un terminal especializado de contenedores (TCONT).

Figura17

Primera etapa modificada: CI, túnel y zona de operaciones portuarias.

Paso a paso

En un inicio, el TGAR tendría una capacidad de 1,7 millones de toneladas anuales (amarradero A-01), el TGER de 400.000 toneladas al año (amarradero A-02) y el TCONT contaría con capacidad para un millón de TEUs (amarraderos A-03 y A-04).

Se estima poder iniciar operaciones de esta primera etapa modificada en el cuarto trimestre de 2022. En tanto, para los amarraderos A-01, A-02, A-03 y A-04 TCONT y TGER se estima poder iniciar la construcción en el segundo trimestre de 2020.

“En esta etapa se construirá el amarradero A-01 del TGAR que será destinado a atender la demanda de importación de maíz, soya, fertilizantes y otros graneles agroalimentarios. También se atenderá la demanda de aceite de soya en importación y aceite de pescado para exportación, entre otros graneles líquidos. En el mismo amarradero se atenderán naves del tipo Roll-on / Roll off para importación y exportación de carga rodante y otros tipos de carga general y carga suelta”, comenta el ingeniero Luis Felipe Sánchez, gerente del proyecto.

El TGER es un terminal especializado para manipular todo tipo de carga general y carga rodante. El amarradero A-02 contará con el equipamiento de carga, descarga, así como las plataformas de almacenamiento de carga general y rodante.

Por su parte, el TCONT que incluye el espigón de abrigo, los amarraderos A-03 y A-04 el equipamiento de carga, descarga y transferencia de contenedores, patios de almacenamiento, áreas administrativas, áreas de servicios y los talleres que se requieren para el eficiente funcionamiento del Terminal.

“La Figura Nº 1 ilustra la primera etapa modificada del Proyecto, que comprende la construcción e implementación de los amarraderos A-01, A-02, A-03 y A-04 de los TGAR, TCONT y TGER incluyendo el equipamiento de grúas, tolvas, fajas transportadoras, silos de acopio y otros elementos del sistema de recepción, almacenamiento y manejo de graneles sólidos y líquidos. Así como los patios de almacenamiento para contenedores secos y refrigerados, las áreas de respaldo y el equipamiento correspondiente que incluirá grúas pórtico de muelle y de patio”, detalla.

“En esta etapa también se construirá el intercambio vial de acceso desde la carretera Panamericana hasta el antepuerto vehicular, el túnel de conexión con la Zona Operativa y las áreas administrativas correspondientes al Complejo de Ingreso. Asimismo, se ejecutarán las obras de habilitación de los canales marítimos de aproximación y maniobra de naves, y la construcción del espigón de abrigo sobre Punta Chancay”, agrega el ingeniero Sánchez.

Detalles

Los trabajos que se realizarán durante la primera fase del proyecto tienen relación con infraestructura marítima de uso común. Entre ellos se encuentran un canal de aproximación y acceso (habilitación y equipamiento), área de maniobra de naves; y espigones de abrigo; e infraestructura terrestre como vías de acceso al antepuerto vehicular, túnel de conexión entre el complejo de ingreso y la zona operativa, con sus respectivos muros periféricos, edificaciones administrativas y de aduanas y zonas de mantenimiento y servicios, entre otras cosas.

La segunda etapa, que comprende la ampliación del TGAR, TGER y TCONT, se iniciará “siempre y cuando se cumplan los valores preestablecidos de demanda de servicios portuarios”, advierte el ingeniero. “Se estima que esta etapa se podría concretar de dos a cinco años”, finaliza.