New Holland tiene proyecciones optimistas para el país y rápidamente va recuperando su tamaño. 

Paola milanesi

Paola Milanesi, gerente de territorio de New Holland Construction para América del Sur.

Argentina respira nuevos aires y junto con su recuperación económica, el mercado de equipos de construcción ha visto números que se habían perdido hace ya unos cinco años. Así lo confirma Paola Milanesi, gerente de territorio de New Holland Construction para América del Sur, quien, en entrevista con CLA, comenta que la marca está preparada para aprovechar al máximo este buen momento.

De hecho, la compañía está tomando una diversidad de acciones en este sentido: está potenciando y capacitando su red de distribuidores; a través de un acuerdo con la japonesa Sumitomo está ampliando la diversidad de capacidades de sus excavadoras; y gracias a un contrato con la coreana Hyundai, comenzó a comercializar mini-excavadoras en el país.

¿Cómo evalúa 2017?

El año pasado fue un año bueno, el mercado estuvo muy pujante. El mercado argentino creció alrededor de un 50%, pasando de unas 3.500-4.000 máquinas en 2016, a unas 5.500 unidades con las que se proyecta 2017. Es recuperar los niveles que teníamos antes de 2012.

¿Qué motivó este crecimiento?

Toda la inversión que ha realizado en infraestructura el Gobierno, a través de empresas privadas y públicas, movió mucho el mercado. No sólo en términos de grandes licitaciones, sino que a través de privados que le prestan servicios al Gobierno. Eso reactivó mucho la actividad de pequeñas y medianas empresas.

El mercado ya no está tan concentrado, creemos que tiene que ver con todo lo que pasó en la región, como el caso Lava Jato… cosas que influyeron en los mecanismos de negocios.

Asimismo, este gobierno tiene todo online, todo se puede ver, se puede acceder a las ofertas públicas, y eso abre muchas puertas.

¿Este buen momento se mantendrá?

Creemos que la obra pública va a seguir, que este Gobierno tiene planes para largo plazo y hay un montón de proyectos grandes que todavía no se han empezado a mover, y cuando lo hagan mejorará el mercado. Las proyecciones son alentadoras.

¿Cuáles fueron los enfoques para Case New Holland?

2017 fue un año de reorganización en lo que es nuestra red de distribuidores. Trabajamos mucho en reforzar la red, en rearmarla y en que esté preparada y tenga la estructura adecuada para cuando el mercado lo requiera. Por ejemplo, en Buenos Aires pasamos de tener un distribuidor a tener dos, porque creemos que es un territorio muy amplio y necesitamos más cobertura, más visibilidad.

Además, se trabajó mucho en capacitación, con una estrategia que consideró a la red en toda la región. Todos los países participaron, con pruebas dinámicas y con los técnicos probando los equipos, haciendo de este entrenamiento algo no sólo teórico.

¿Novedades en términos de equipos?

Empezamos a traer al mercado mini-excavadoras y manipuladores telescópicos, equipos que antes no trabajábamos y que completan aún más nuestra línea en Argentina.

La marca tenía manipuladores telescópicos, fabricados en Italia. A partir de 2016 partimos trayendo algunos, en 2017 unos pocos más, y estamos viendo que el mercado está comenzando a reaccionar.

También se ha puesto mucho énfasis en las mini-excavadoras, ya que es una línea con la que cuentas otros competidores y hay que preparar la red para que pueda enfrentar el mercado.

En lo que se refiere a excavadoras, también agregamos capacidades intermedias.

¿Cómo ha reaccionado la red?

Los distribuidores están muy contentos porque complementan la línea de equipos disponibles.