Con las excusas correspondientes a Isaac Asimov, escritor de ciencia ficción que en su obra de 1950 acuñó el título utilizado en este reportaje.

Como corresponde a la naturaleza altamente especializada del sector de demolición robótica, sólo existe un puñado de proveedores de máquinas de este tipo.

Los robots de demolición trabajan en algunos de los entornos más complicados, con frecuencia en aquellas áreas a las que los hombres no pueden llegar por razones de salud y/o seguridad, y por lo tanto, son diseñados para ser tan robustos y confiables como sea posible, para así asegurar el máximo tiempo de actividad.

Indiscutiblemente, la compañía sueca Brokk es líder en el mercado de robots de demolición. La empresa aprovechó la reciente feria Bauma, en abril pasado, para lanzar dos nuevos modelos: el equipo diésel 400D, que viene a reemplazar el modelo 330, y su nuevo Brokk 60 que reemplaza el Brokk 50.

El robot 400D ha sido diseñado para soportar herramientas más pesadas que el saliente 330, tal como el martillo SB 552 y la trituradora CC700, y está pensado para aplicaciones en las industrias de proceso, minería y túneles. Tiene un alcance de casi siete metros y es sólo 100 mm más ancho que su predecesor.

Según la compañía, el nuevo equipo proporciona una mayor maniobrabilidad y un posicionamiento más rápido, mejorando su productividad, y alcanzando una velocidad de hasta un 60% mayor que el 330, convirtiéndose en el robot más rápido del rango, y siendo una alternativa ideal para su uso en aplicaciones donde se requiere viajar largas distancias. También ha sido equipado con un nuevo sistema de control, el que permite un movimiento rápido y preciso para una demolición certera y tareas complejas.

Martin Krupicka, CEO de Brokk, destacó que "el robot Brokk 400D permitirá a nuestros clientes llevar a cabo nuevos trabajos que requieren más fuerza y alcance, ya sea en construcción, proceso, túneles o minería".

Por su parte, el robot Brokk 60 se convertirá en el equipo más compacto de la empresa, pero se ha actualizado su potencia en un 25%, posee un nuevo sistema de control y un diseño aún más robusto. El modelo está diseñado para su uso en el sector de la construcción y otras aplicaciones en las que se requiere una solución compacta. Utiliza la misma placa de montaje del Brokk 50, lo que le permite emplear la misma amplia gama de accesorios, incluyendo martillos, trituradoras y palas que su predecesor.

El aumento de potencia es gracias a la utilización de un nuevo sistema hidráulico, además se le ha aplicado un rediseño fundamental al sistema de giro, al cuerpo de la máquina y al sistema eléctrico, lo que según la compañía ha dado como resultado un poderoso modelo perteneciente a la próxima generación de los robots más pequeños de la empresa.

"El robot Brokk 60 corresponde a un rediseño completamente renovado del popular Brokk 50, convirtiéndose en una máquina de frontera del estado del arte", señaló Martin. "Hemos incorporado varias de las nuevas características que anteriormente sólo se encuentran en los equipos Brokk más grandes y que han demostrado ser muy valiosos para el funcionamiento y operación de todos los días", finaliza.

Y los otros

Por supuesto, hay otras opciones en lo que se refiere a robots de demolición. La alemana TopTec ofrece una gama de cuatro modelos de robots. Las dos máquinas más pequeñas son la 1850 E (de 18,5 kW), que puede transportar un peso máximo de herramientas de 300 kg y la 2500 E (18,5-25 kW), que soporta accesorios hasta por 400 kilos, las que están disponibles sólo con energía eléctrica. Los dos equipos más grandes, el 4500 E/D, de 70 kW (94 HP) que puede llevar herramientas de hasta 800 kilos y el 5500 E/D, con una capacidad máxima de herramientas de hasta 1.000 kilos están disponibles en versiones diésel y eléctricas.

Fue a finales de 2008 cuando un cuarto jugador, Husqvarna, ingresó a este mercado al lanzar su DXR 310 electrohidráulico de 22 kW, que con un peso de 1.900 kilos y un alcance de 5,5 metros, puede cargar herramientas de hasta 250 kilos.

Husqvarna ofrece hoy en día además los robots DXR 250 y DXR 140. El primero, de 18,5 kW, tiene un peso de 1.620 kilos y es, según la compañía, la máquina más potente de su clase. Por su parte, la DXR 140, de 15 kW, pesa tan sólo 975 kilos y tiene un alcance de 3,7 metros portando una trituradora Husqvarna DCR 100.

Avant se une al juego

Use pic: Avant.jpg – no caption

Otro jugador que se ha unido recientemente al mercado y cuyo lanzamiento formal fue en el marco de Bauma es Avant Tecno, empresa que adquirió el nombre y diseño de Finmac.

La empresa finlandesa, especialista en el diseño y producción de equipos compactos, ha pasado los últimos meses dedicada al rediseño y reformulación sustancial del diseño Finmac, y puso en marcha su resultado en la Bauma de Munich. La visión de la compañía es que el nuevo robot pueda trabajar en conjunto con todos sus modelos de cargadoras compactas y proporcionar de esta forma una solución integral de demolición en un solo lugar.

El resultado es el Robot 185 que pesa 1.850 kilos y puede soportar herramientas por hasta 275 kilos. El nuevo equipo ofrece un alcance vertical de 5,2 metros y horizontal de 4,5 metros.

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Regístrese gratis

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Vea nuestros newsletters