Chile tiene nueva norma para hormigón después de tres décadas. La NCh170 trae el sector para el siglo 21.

Chile new norm

Para nadie es un secreto que con la entrada del siglo XXI la industria de la construcción ha tomado una fuerza inconmensurable en varios mercados, entre ellos el chileno.

En tales rubros el concreto es un insumo fundamental para los proyectos, por lo que normar su calidad es fundamental. De esta forma, luego de cinco años de anteproyecto, consultas públicas y comités se actualizó la norma NCh170-2016 que databa del año 1985, con parámetros obsoletos para la industria en general. De no actualizarse, se mermaba la posibilidad de incorporar avances importantes de la industria.

Durante los últimos años la dosificación, colocación y fabricación del hormigón se ha ido modificando, mejorando la fluidez, impermeabilidad y colocación. Considerando aquello, según ejecutivos de Ingeniería y Construcción de Sigdo Koppers, el tema fue estudiado privilegiando la revisión en base al comportamiento del material, sin dejar de lado orientaciones prescriptivas para toda la industria.

Cambios

La actualización por el lado del comportamiento del material se manifiesta en tres grandes variables: La resistencia cilíndrica a la compresión, la madurez y la durabilidad del hormigón. De esta forma, y considerando la norma de diseño ACI 318, surge uno de los grandes cambios en términos de compatibilidad: la NCh170 especifica la resistencia mecánica a compresión en base a resistencia cilíndrica, medida en la probeta con diámetro de 15 centímetros por 30 de alto, denominado con la letra G. Así, operando bajo la norma ACI318, se debe considerar como resistencia mínima de un hormigón armado G17.

Por años, en Chile, la norma obligaba el uso de la probeta cúbica, pero muchos laboratorios la hacían cilíndrica. La conversión de los resultados para hacerlos caber en la norma generaba distorsiones importantes. Cambiar todo a la probeta cilíndrica fue uno de los primeros acuerdos tomados.

Se establecieron requisitos cuando el hormigón esté expuesto a ambientes hostiles. Eso dependerá, según miembros del Comité NCh170, del tipo y concentración de la sustancia presente. En ese sentido, la actualización delega al proyectista la definición del tipo de exposición del material, reconociendo agentes agresivos internos y externos. Así, desde el comité sostienen que es la primera vez que una norma chilena exige requisitos que eviten la reacción árido álcali adicional a lo que ya establece la NCh163.

Madurez

En este sentido, el método establecido para medir la madurez ayuda a determinar la resistencia del hormigón en terreno, según la norma ASTM C1074. Con el paso de los años se ha determinado una correlación con los ensayos de compresión en probetas, por tanto, la inclusión de este requisito facilita la utilización de la Metodología de Estimación de Resistencia por grado de Madurez. Empresarios del rubro destacan que determinar madurez y resistencia de forma concatenada acorta los tiempos, aumentando la productividad.

A futuro, el rubro espera tener un historial del comportamiento del hormigón fabricado en Chile; conociendo los indicadores de calidad del material en distintas zonas geográficas, de tal manera de afinar la vida útil de distintas obras.

Y para dar a conocer más de la nueva norma, el Instituto del Cemento y del Hormigón de Chile (ICH) viene llevando a cabo una programación de seminarios a lo largo del país, presentando los requisitos generales para que se trabaje correctamente bajo la normativa NCh170-2016.

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Regístrese gratis

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Vea nuestros newsletters