Cómo Holcim México está aportando hormigón con alta tecnología en la obra del nuevo aeropuerto del país. 

h2

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ya mundialmente famoso por su sigla NAICM, es la obra civil más importante de México en estos días y quizás una de las más grandes del mundo.

Actualmente, muchas empresas suman esfuerzos en una variedad de contratos que forman parte de la Fase 1 del proyecto, cuya conclusión se estima para el año 2020, y llevará a que el aeropuerto tenga una capacidad de 68 millones de pasajeros por año, con 3 pistas pavimentadas en concreto en operación.

Para el año 2060, en tanto, el plan contempla la Fase 2, que lo transformará en un aeropuerto con capacidad para 120 millones de pasajeros al año, y seis pistas simultáneas para operación de vuelos.

Obra que cuenta con presupuesto público-privado (compartido entre la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del gobierno y el operador Grupo Aeroportuario de Ciudad de México), la Fase 1 del NAICM deberá costar cerca de US$ 9.800 millones.

Con un presupuesto así de grande y ambiciones monumentales, el proyecto no podría dejar de contar con alta tecnología. Holcim México forma parte del gran grupo de empresas que viene contribuyendo para el avance de esta obra histórica.

Hormigones

La previsión es que la Fase 1 del NAICM consuma algo más que 500.000 m3 de concreto, en varias estructuras. Pero más que sólo el volumen, impresiona la característica del concreto necesario, dada la geología del local elegido para el aeropuerto.

Estando sobre el terreno en donde antes había el lago Texcoco y su alta concentración de sales, los concretos compuestos por Holcim México son únicos en el país. “Las soluciones para hormigón usadas para el aeropuerto fueron desarrolladas por el centro mexicano de tecnología del grupo en conjunto con el centro de I+D Global de LafargeHolcim en Lyon, Francia. Están diseñadas para aguantar condiciones agresivas de sulfatos y ataques de cloruros por 75 años”, dice la compañía en comunicado institucional sobre su participación en la obra.

Los concretos de Holcim México son proveídos a través de una central de producción montada en el local. Serán utilizados principalmente en la construcción del edificio del terminal de pasajeros, el que tendrá un formato revolucionario ya muy famoso por las artes de los arquitectos Norman Foster y Fernando Romero. Sólo en las losas de cimentación, serán 320.000 m2 de superficie a hormigonarse.

El trabajo empezó en julio de 2017 para la cementera mexicana. Sólo por su participación proveyendo el concreto, Holcim México ayudará a que el NAICM consiga su certificación LEED de construcción sustentable al nivel Platinum, la más alta del sello conferido por el US Green Building Council. Todo porque los concretos de LafargeHolcim disponen de una EPD (Environmental Product Declaration). La EPD le ha sido dada por Labeling Sustainability Inc. y el Institute for Environmental Research and Education, ambos basados en Washington DC.

Este sello es una confirmación de que los concretos usados en el aeropuerto de México son tan buenos – o incluso mejores – que los de Estados Unidos en términos de sustentabilidad.

Control

Las dos plantas de producción de concreto que Holcim México ha puesto en la construcción del NAICM son de la marca italiana SIMEM. Se trata de una marca de clase mundial que tiene hitos en la producción de concretos, uno de ellos en América Latina. SIMEM ha puesto una planta especial en la expansión del Canal de Panamá que por cinco años consecutivos ha producido concreto sin paradas. Al final, produjo nada menos que impresionantes 5 millones de metros cúbicos de hormigón para las nuevas esclusas del canal.

En las plantas de SIMEM traídas por Holcim México, un sistema de control de la producción fue utilizado para dar más precisión y respecto a las mezclas y reducir las desviaciones estándar. Se trata del DornerBatch, software de control digital de la producción de concreto de la empresa austriaca Dorner.

Los sistemas de la austriaca tienen un histórico de 50 años apoyando la producción de concreto pre mezclado y pre moldeados. Este producto específico, DornerBatch, es una opción que se puede implementar en centrales de producción (dosificadoras y mezcladoras), independiente de su marca.

La asociación con SIMEM viene haciendo que el nombre de la proveedora de softwares industriales esté más y más común en América Latina. El épico servicio en Panamá para la ampliación del Canal contó con los sistemas de control de central de Dorner. Así, en estos momentos del regreso a la actividad en América Latina, es un nombre sobre el cual poner atención.

En México, Holcim es una puerta de entrada importante, ya que como representante de la más grande cementera del mundo, tiene una estructura que es distinta. Son siete plantas de producción de cemento en México, con capacidad de producción de 12,6 millones de toneladas cada año. Nada menos que 35 plantas de concreto pre mezclado propias y 90 otras plantas de pre mezclado de 26 aliados comerciales de la compañía completan la capacidad de mercado.

Todo esto muestra que cuando una economía está sana y mantiene su nivel de actividad, todos sus segmentos sacan buen provecho. La realización de este mega proyecto de infraestructura en México, un nuevo aeropuerto para 68 millones de pasajeros cada año, es sólo un ejemplo de obra que moviliza cantidades de capital que garantizan trabajo para toda la cadena del cemento y hormigón.

Certificación de proveedores avanza en México

Otra iniciativa muy interesante de Holcim México es una iniciativa de certificación de proveedores de concreto en el país. Se trata del programa Concreto Con Calidad. Recientemente, nuevas certificaciones a dos empresas hacen que ahora sean 12 las plantas certificadas por la compañía en el país.

Las nuevas centrales de producción de concreto certificadas pertenecen a las empresas Harmak Materiales y Comarca. De la primera, la planta se ubica en Pesquería, estado de Nuevo León, mientras que de Comarca la planta certificada está en León, estado de Guanajuato.

A través del programa Concreto con Calidad, Holcim México proporciona a las concreteras certificadas soporte técnico, sistemas de tecnologías de información, capacitaciones de personal, acceso a informaciones de mercado y un club de compras.

A partir del momento que una planta es certificada, Holcim México pasa a monitorearla y analizar sus resultados constantemente, de modo a mantener un alto estándar de producción de concretos. Una auditoría especializada externa promovida pela empresa Cotecna evalúa regularmente las plantas certificadas.

El programa Concreto con Calidad existe desde 2016, y su objetivo es tener 20 instalaciones certificadas en todo México en los próximos años.

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Regístrese gratis

Newsletters

El Reporte Semanal de la Construcción cuenta con las últimas noticias de la industria de todo el mundo, proporcionando una gran cantidad de información a los profesionales de la construcción.

Vea nuestros newsletters