Sacyr incrementó su EBITDA en 10,4%, hasta los 348 millones de euros, durante el primer semestre de 2020, un periodo marcado por el impacto global de la pandemia del covid-19. Este resultado, según la empresa, se logró “gracias a solidez de su modelo de negocio, cada vez con mayor perfil concesional”. De hecho, el 77% del EBITDA procedió precisamente de la actividad concesional de sus tres grandes áreas de negocios: Concesiones, Ingeniería e Infraestructuras y Servicios.

En tanto, los ingresos crecieron un 3,5% entre enero y junio, hasta los 2.079 millones de euros. El aumento es del 8% a igualdad de perímetro, ya que durante los últimos meses se ha llevado a cabo la desinversión de varios activos: Guadalcesa, plantas de generación y cogeneración y varios activos de agua en Portugal. El EBITDA reportado (+10,4%) aumentaría el 19% si se descuentan esas enajenaciones de activos.

Sacyr logo

El beneficio neto generado por los negocios se situó en 108 millones de euros, frente a los 47 millones cosechados en el primer semestre de 2019.

Cartera de ingresos

La cartera de ingresos futuros cerró el semestre en 39.445 millones de euros, con un descenso del 8% respecto de junio de 2019 por las desinversiones realizadas.

El Grupo ha reforzado su presencia en países de Latinoamérica con varios proyectos en Chile; también en EEUU, concretamente en Texas, con la construcción de una variante de la carretera US59, y en Europa, con varias adjudicaciones en Portugal, a lo que habría que sumar el importante número de adjudicaciones a nivel nacional.

Áreas de negocio

Sacyr Concesiones obtuvo una cifra de negocios de 501 millones de euros (+13%). El impacto del covid-19 es poco significativo en el primer semestre en esta división, ya que la que la mayoría de los activos están libres del riesgo de demanda y su remuneración se basa fundamentalmente en criterios de disponibilidad.

De la cifra de negocios, 261 millones de euros correspondieron a ingresos concesionales, que aumentaron el 10% por el crecimiento operativo de los activos. Los ingresos de construcción suben el 16% y alcanzan los 239 millones. Este fuerte crecimiento se debe a la ejecución de proyectos en Colombia, México, Paraguay, España y Chile.

La cifra de negocios de Ingenierúa e Infraestructuras alcanzó los 1.218 millones de euros, un 4% más que en el primer semestre de 2019. 

Por último, Servicios creció un 1%, hasta los 557 millones de euros.