IMG_4657

Silvio Amorim, CEO de Schwing-Stetter Brasil da la bienvenida a los invitados.

Alrededor de un centenar de clientes y distribuidores se reunieron la semana pasada en las instalaciones de Schwing-Stetter en Brasil para celebrar el Open House 2019 de la compañía y poder conocer de primera fuente las estrategias y novedades que tiene la empresa en América Latina, así como para conocer más de cerca los procesos de la fábrica, que siguen al pie de la letra los métodos de la fábrica alemana, incluso con una etapa más. De hecho, según explicó Octavio Perdomo, gerente regional para Sudamérica de la marca, cada pieza de acero utilizada en Brasil pasa por rigurosas pruebas, tanto de impacto, penetración y de ataque químico.

IMG_7163

Los asistentes pudieron ver de cerca los procesos de fabricación.

Actualmente, en la fábrica de Brasil, Schwing-Stetter produce las plumas S32X, S36X (ambas de cuatro secciones) y la S43SX (de cinco secciones), pero ahora ”la compañía está añadiendo un nuevo producto a su línea de fabricación, se trata de la S20, equipo con un alcance de 20 metros”, comenta Perdomo. Cabe destacar que cada bomba producida pasa por una etapa de pruebas con más de 13 horas de bombeo continuo, certificando así su funcionamiento.

La instalación brasileña también es responsable de la fabricación de las bombas estacionarias SP500, SP750-18, SP1000, SP2000, SPL500, SPL1000 y SPL2000, así como los mixers de 8 y 10m3 (AM8FHC & AM10FHC). Respecto a los mixers, Perdomo comenta que Schwing-Stetter lanzó en 1985 su primer mixer ultraligero (Lightline).

Válvulas

IMG_4660

El contingente de habla hispana estuvo a cargo de Octavio Perdomo, gerente regional para Sudamérica.

Las bombas de Schwing-Stetter utilizan hoy válvulas Rock, patentadas por la empresa y que vinieron a reemplazar a una antigua patente de la compañía y que es utilizada hoy en día por la mayoría de los fabricantes, las válvulas S. ”Las válvulas Rock tienen una vida útil tres veces mayor, requieren menor mantenimiento, y vienen con un manual para que su rectificación pueda ser realizada por el propietario. Asimismo, desde septiembre de 2018 vienen reforzadas para ofrecer aun mayor durabilidad”, enfatiza el ejecutivo.

Fábrica

IMG_7160

Octavio Perdomo (derecha) junto a algunos de sus clientes y distribuidores. 

La fábrica de Schwing-Stetter en Sao Paulo tiene una capacidad de producción de unos 800 equipos al año, pero hoy está operando a un 70%, “lo que nos permite estar listos para cuando el mercado se recupere”, advierte Perdomo.

Cabe destacar que hace algunos años Schwing-Stetter Brasil volvió a responsabilizarse por la gestión comercial de toda Sudamérica, proveyendo venta de equipos y servicios a toda esta región, y en ese sentido la empresa destaca un stock de piezas de repuesto de más de US$5 millones, a través del que pueden atender rápidamente cualquier necesidad de sus clientes.