Como el título de esta nota lo indica, la adaptación es la clave para poder hacer frente a la actual situación sanitaria que está viviendo el mundo, al menos así lo considera Octavio Perdomo, gerente regional de Schwing-Stetter para Sudamérica, quien conversó con CLA respecto a cómo ha reaccionado ante la pandemia para poder seguir con sus negocios.

Schwing will unveil the S 43 X truck-mounted placing boom at World of Concrete.

¿Cómo has sentido el impacto del covid-19 en este primer trimestre?

Los escenarios son muy parecidos para todos los países, incertidumbre, congelamiento de los negocios en su mayoría, y lo que hemos podido hacer desde Schwing es poder mantener el contacto con los distribuidores y con la mayoría de nuestros clientes finales, para definir el tipo de soporte que necesitan.

Hay países que están un poco más complicados, otros con algunas expectativas, pero en términos generales las condiciones de pandemia - excluyendo Brasil, que no es mi región, pero entiendo que se maneja con mucha mayor flexibilidad- son muy parecidas.

¿Cómo se ha visto afectada la fábrica?

Si bien es cierto que el mercado de Brasil no es mi responsabilidad, los equipos que nosotros entregamos en América del Sur vienen de la fábrica de Brasil y la estructura administrativa de Schwing para la región está centralizada allí, entonces sé que sí se ha visto afectada y hemos tenido que cambiar algunos procedimientos para proteger a nuestros empleados y seguir funcionando.

Cabe decir que la fabrica no se ha detenido, se ha mantenido produciendo, pero sí se ha acomodado y ha acatado las instrucciones del gobierno brasileño. Por ejemplo, los viernes la fábrica no puede producir, y estimamos que los próximos dos o tres meses va a ser así.

¿Han calculado el impacto que podrían tener las medidas adoptadas en la producción?

Schwing Factory Brazil

Lafábrica de Brasil sigue operando con todas las medidas necesarias para evitar la propagación de la enfermedad.

Ante eso puedo decirte dos puntos importantes que identifico en el liderazgo de Silvio Amorim (CEO de Schwing-Stetter Brasil): el cuidado del personal de la fábrica, que acata todas las medidas sanitarias y de control de salud, los que son reportados directamente a Alemania, a nuestra sede central; lo segundo es que nosotros, en función de la incertidumbre del mercado, estamos trabajando en reuniones de planeamiento semanales donde hacemos una retroalimentación del comportamiento de cada uno de los negocios que tenemos y en función de eso vamos trabajando, porque para nosotros es claro que no podemos estar fabricando a medida que van saliendo y descongelando los negocios, sino que es importante tener un stock mínimo de equipos y tener tiempos de reacción para el mercado.

Por ejemplo, para una cementera que es cliente importante de nosotros en Uruguay, es importante que nosotros le suministremos una cantidad de unidades de mixers, que si nosotros no la tuviéramos fabricadas les causaría más problemas de los que actualmente tenemos todas las empresas por cuenta del virus.

Entonces esos dos puntos, cuidado del personal y adaptación al escenario actual, han sido importantes para que mantengamos la guardia arriba.

¿Qué ha sucedido en términos de la demanda?

Dos características que son similares en la mayoría de los países de la región son que no se ha detenido, la agricultura y la construcción gubernamental. ¿Por qué menciono la agricultura? Si bien es cierto no está ligada directamente a la construcción, en varias partes si lo está, porque empresas que tienen negocios en agricultura, también tienen sus empresas constructoras y son consumidoras de equipos de construcción; entonces al tener flujo de casa, permiten terminar los proyectos que ya habían comenzado.

En condiciones generales eso es lo que estoy notando en la región, que la agricultura está impulsando a algunos países para finalizar la construcción; y que en la gran mayoría de los países no se detuvieron las obras de infraestructura y eso nos ha mantenido activos.

¿Qué han hecho para apoyar a sus distribuidores?

Octavio perdomo

Octavio Perdomo, gerente regional para Sudamérica.

Una ventaja que tenemos como Schwing es que la comunicación con nuestros distribuidores siempre ha sido en dos direcciones y de manera continua, entonces en una situación como la pandemia, nosotros ya teníamos clara la fotografía de cada uno de los distribuidores en cada uno de los países.

Se han revisado los proyectos, las necesidades, stock. Para nosotros es clave tener stock en cada uno de los países para poder reaccionar al momento de reiniciarse el rubro de la construcción.

Estamos haciendo capacitaciones, entrenamientos comerciales, entrenamientos técnicos, contacto con los clientes, aclaración de dudas y aprovechar este tiempo para dar más a fortalecer más el conocimiento de la marca y las tecnologías de nuestro grupo.

Para nosotros es importante, obviamente, que el distribuidor esté bien. Tratamos de dar todas las condiciones que estén a nuestro alcance para tratar de ‘oxigenar’ la condición.

Con una bola de cristal: ¿cómo proyectas el resto de 2020?

Lo primero es que lo que teníamos proyectado en enero, es difícil que suceda. Es posible que haya un comportamiento flat o descrecimiento comparado con 2019, pero es una bola de cristal, no tengo argumentos claros para llegar a eso.

Schwing Paraguay

La compañía está haciendo todo lo posible para apoyar a sus distribuidores. H. Petersen es el dealer de Schwing en Paraguay.

Espero que 2021 sea un año con un crecimiento mínimo del 2-3% respecto a 2020.

En países como Perú, Colombia, Uruguay, hay oportunidades grandes de negocios, que tenemos en pipeline. Chile podría estar en este grupo, pero creemos que está un par de puntos por detrás por cuenta de los eventos de octubre del año pasado (NdE- el 18 de octubre comenzó una fuerte crisis social y política en el país), porque eso debilitó la economía y la construcción y dejó fuerte secuelas.

Reflexión

Considero que es muy importante ver de qué manera cada uno de nosotros, como proveedores, clientes, constructores, consumidores de maquinaria, nos adaptamos y acomodamos para que reactivemos el rubro de la construcción que juega un rol importante en cada una de las economías. No podemos quedarnos pensando en lo que sucedió, en sus efectos, si no cómo nos adaptamos y aportamos positivamente a esta situación, protegiendo la salud de nuestros empleados. Esto es algo que depende de cada uno de nosotros.