La startup de tecnología Mighty Buildings, con sede en New Oakland, California, promete automatizar hasta el 80% del proceso de construcción mediante la impresión 3D y técnicas prefabricadas, así como materiales innovadores activados por luz ultravioleta.

MightyBuildings

Mighty Buildings puede imprimir una unidad de estudio de 32,5 metros cuadrados en menos de 24 horas.

Según los informes, Mighty Buildings acaba de lanzarse después de recaudar US$30 millones de inversores desde 2018. Ha desarrollado una plataforma de producción como servicio que aprovecha la impresión 3D para producir una gama de componentes de vivienda, que, según afirma, puede conducir a un 95% menos horas de trabajo (produciendo estructuras al doble de la velocidad de la construcción tradicional) y 10 veces menos desperdicio.

Actualmente, numerosos fabricantes de equipos originales de construcción (OEM) utilizan la tecnología de impresión 3D para imprimir piezas de repuesto y los contratistas para imprimir estructuras más pequeñas, pero en los últimos años la tecnología ha evolucionado rápidamente.

Las posibilidades son intrigantes: dado que la industria de la construcción tiene escasez de habilidades y muchos países del mundo necesitan más viviendas, la impresión 3D automatizada tiene el potencial de impactar significativamente la industria de la construcción en su conjunto.

3D Printing Media Co. informa que Mighty Buildings ha demostrado su tecnología al imprimir una unidad de estudio de 32,5 metros cuadrados en menos de 24 horas.

La técnica de la empresa también es capaz de producir planos de planta personalizados, gracias a su proceso de diseño a producción impulsado por software y al bajo precio de su Light Stone Material (LSM). Este material es un compuesto liviano, resistente al fuego y energéticamente eficiente similar a una piedra, el que ha sido especialmente desarrollado y que, según la compañía, se endurece cuando se expone a la luz ultravioleta, lo que lo convierte en un rival del concreto.

Mighty Buildings está certificada bajo el programa Factory Built Housing de California para crear unidades que utilizan impresión 3D, y fue la primera empresa en lograr la certificación bajo el estándar UL 3401 para evaluar estructuras y ensamblajes de edificios impresos en 3D, según un informe de Robotics and Automation News.

UL es una empresa estadounidense que desarrolla y publica normas técnicas y de seguridad.

“Debido a que estamos construyendo casas para que la gente viva, hemos sido muy claros en llevar a cabo nuestra visión de mejorar la vivienda. Este no es un software que se pueda depurar sobre la marcha”, se citó a Slava Solonitsyn, directora ejecutiva y cofundadora de la empresa. “Ahora estamos listos para escalar nuestra producción con total confianza en nuestras certificaciones y cumplimiento del código tanto para nuestro material como para nuestra tecnología”.

Mientras que una casa convencional “construida con palos” en California supuestamente cuesta US$327 por pie cuadrado, Mighty Buildings afirma que su tecnología de construcción de viviendas automatizada puede lograr tarifas hasta un 45% más baratas. Esto se debe en gran parte a los menores costos laborales asociados con la impresión 3D (20 a 30% más bajos que los métodos prefabricados tradicionales).