Ya van 24 meses de de indicadores negativos en el sector. 

Si bien gran parte de la economía ecuatoriana está en recuperación, lamentablemente no ocurre lo mismo con la construcción. El último momento con indicadores positivos fue en el segundo trimestre de 2015, cuando la industria alcanzó una variación interanual de 2% del PIB. A partir de entonces, durante 24 meses consecutivos los números han fluctuado con resultados negativos que van entre -4,3% y -7,9%.

Quito

Quito

Félix Casares, presidente de Betamétrica, sostuvo al Diario El Telégrafo que no prevé un mejor escenario en el corto plazo, porque aún no arranca con firmeza el plan gubernamental ‘Casa para todos’ y tampoco hay un repunte importante del sector privado. “Va a continuar el decrecimiento, hay muchas obras paralizadas”, estimó Casares y advierte que si no se adoptan políticas económicas para revertir la situación y la tendencia continúa en rojo, tendrá un impacto severo en la producción nacional y en la generación de empleo, dado el nivel de encadenamiento que envuelve el negocio y el rubro de la construcción.

Por su parte, Leopoldo Ocampo, presidente de la Camicon sostuvo que “para los inversionistas, hoy por hoy, la construcción se ha convertido en un riesgo”. Como ejemplo expuso que solo en Quito existen 5.000 proyectos, unos en marcha y otros en ejecución, pero apenas 400 se han logrado vender. “Hay quien venda, pero no quien compre”, resumió aclarando que no se oponen a pagar impuestos, sino que piden eliminar la norma porque espanta a compradores e inversionistas, lo cual también influye en la recaudación fiscal.

Temas