El proyecto ferroviario México-Querétaro, que habría sido cancelado en 2014, podría revivir, esto luego que un grupo de empresarios entregara una propuesta a la Conferencia Nacional de Gobernadores, la Comisión de Infraestructura del Consejo Coordinador Empresarial.

Tren Alta Velocidad

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) lo incluyó como parte de un plan de 264 obras de infraestructura.

Según la propuesta, el valor del proyecto considera una inversión público privada por unos 40.800 millones de pesos mexicanos (unos US$1.855 millones), un valor muy por debajo de los 58.000 millones de pesos (US$2.635 millones) con los que se habría adjudicado la iniciativa en su momento. 

Cabe recordar que en noviembre de 2014, el proyecto fue adjudicado a un consorcio integrado por China Railway Construction Corporation, Prodemex, Constructora y Edificadora Gia, GHP Infraestructura Mexicana y Constructora Teya, no obstante a los pocos días el contrato se canceló en medio de un escándalo que involucraba al contratista Juan Armando Hinojosa (relacionado con Constructora Teya). 

Financiamiento

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ya habría expresado que este proyecto, de llevarse a cabo, debe hacerse bajo la modalidad público-privada. “No podríamos nosotros hacer esa obra porque además de los recursos, que no los tendríamos, no nos alcanzaría el tiempo y no queremos dejar nada sin terminar”, señaló.