El pasado 4 de febrero, el consorcio Tren Valparaíso Santiago (TVS), compuesto por Sigdo Koppers, empresa chilena y China Railway Group, presentaron al Ministerio de Obras Públicas de Chile (MOP), el proyecto ferroviario que implica una inversión de US$2.400 millones y que pretende descongestionar la Ruta 68, que une ambas ciudades actualmente.

Tren Stgo Valpo

No obstante, el Consejo de Concesiones del MOP, según aseguró El Mercurio de Valparaíso, solicitó más antecedentes al consorcio, por lo que la licitación para el proyecto se postergó para el primer trimestre de 2020. Frente a eso, el organismo ministerial expresó al medio porteño que se “solicita al postulante la agregación de antecedentes que se estiman imprescindibles para el momento en que el consejo deba evaluar en definitiva el interés público de la referida iniciativa privada”.

En ese sentido, el secretario regional ministerial del MOP, Raúl Fuhrer, explicó que en el caso de TVS, lo que hay es una propuesta de iniciativa privada en etapa preliminar que tiene que ser sometida a los procesos de aprobación, incluyendo ser declarado de interés público que incluya un estudio de ingeniería para poder elaborar un proyecto de referencia que se licite. Las iniciativas que están en la cartera de concesiones ya tienen elaborado o muy avanzado sus proyectos de referencia necesarios para incorporar en las bases de licitación”.

Además, desde el MOP aseguraron que hay otro consorcio interesado. A diferencia del proyecto de TVS, la nueva propuesta incluye un trazado que no pasa por San Antonio, lo que significa, según el Ministro del MOP, Juan Andrés Fontaine, US$ 1.000 millones menos. La nueva opción nacería en la Estación Mapocho en Santiago, pasaría por Til Til, Olmué, Limache, para terminar en Valparaíso.

Así, el primer tren de alta velocidad de Sudamérica, tiene entre sus nuevos interesados al consorcio de empresas compuesto por Talgo, Agunsa y FCC. “Tenemos en este momento dos alternativas, ambas muy interesantes, que vamos a tener que evaluar para efectos de cuál sirve mejor los intereses del país”, añadió Fontaine, aclarando que la recepción de alternativas está abierta todavía. “Vaya a saber uno si después hay una tercera”, comentó.