El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se vio envuelto en el escándalo de corrupción de SNC-Lavalin y un informe ahora dictaminó que violó una ley de conflicto de intereses al proporcionar su apoyo a la empresa.

Justin_Trudeau_in_Lima,_Peru_-_2018_(41507133581)_(cropped)

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Trudeau intentó presionar al ex ministro de justicia y fiscal general, Jody Wilson-Raybould, para que se mostrara indulgente con SNC-Lavalin con respecto a los cargos de corrupción de la empresa.

El comisionado de ética de Canadá, Mario Dion, declaró que los intereses políticos fueron “presentados indebidamente al Fiscal General para su consideración en el asunto, en contra de los principios constitucionales de larga data relacionados con la independencia procesal y el estado de derecho”.

“La autoridad del Primer Ministro y su oficina se utilizó para eludir, socavar y, en última instancia, intentar desacreditar la decisión del Director de la Fiscalía, así como la autoridad de la Sra. Wilson-Raybould como directora de derecho de la Corona”, agregó.

Trudeau despidió a Wilson-Raybould como ministro de justicia y finalmente la expulsó del partido liberal.

En su defensa, el Primer Ministro canadiense no estuvo de acuerdo en que sus tratos con el Fiscal General fueron inadecuados al afirmar: “Mi objetivo era, y siempre será, defender los trabajos y los medios de subsistencia de las personas en todo el país, al tiempo que mantengo el estado de derecho y respeto el papel del fiscal general. (…) Cuando miles de empleos están en la línea y las comunidades sufren, es responsabilidad del gobierno defenderlos”, señaló.

Sin embargo, aceptó el informe diciendo que “asumo toda la responsabilidad por todo lo que ha sucedido”.

Otros casos

SNC-Lavalin también ha estado en las noticias después de ganar un contrato de US$1.000 millones a pesar de que no cumplió con los requisitos técnicos mínimos para un proyecto de metro en Ottawa, Canadá.

Trillium Line es parte de una expansión por US$3.480 millones del tren ligero, donde SNC-Lavalin, a través de su empresa TransitNEXT, ganó una parte de la inicitiva por US$1.210 millones, con obligaciones de mantenimiento incluidas.

Un medio de comunicación local informó que TransitNEXT no había alcanzado el puntaje técnico mínimo del 70%. Sin embargo, en otras áreas de puntaje, como finanzas, el grupo obtuvo puntajes más altos que los otros dos postores, Trillium Link y Trillium Extension Alliance.

Actualmente, la compañía está pasando por una reestructuración del negocio al frente del CEO interino Ian Edwards después de anunciar advertencias de ganancias en su último pronóstico.