Tsurumi ha lanzado un nuevo equipo para el bombeo de agua de lechada realmente pesada: la GPN 837.

tsurumigpn837collage

La unidad es el nuevo modelo superior de la serie. En comparación con el modelo más fuerte hasta la fecha, el GPN 622, Tsurumi ha podido casi duplicar la capacidad a 9.000 litros por minuto.

Declarada como una “bomba de arena pesada”, la GPN 837 está diseñada para usarse donde estén involucradas cantidades considerables de materia sólida, por ejemplo, en pozos de grava o donde arena, lodos, lodos y bentonita. Según la compañía. “a 150 litros por segundo, rocas duras de hasta 30 mm de tamaño pueden pasar fácilmente a través de la bomba. El agitador en la abertura de succión mezcla lodo y agua para que se vuelva más fluido”.

La bomba con un peso en seco de 815 kg y una altura de aproximadamente un metro, es accionada por un motor eléctrico de 37 kW (400 V). El GPN 837 bombea verticalmente hasta 24 metros. Cuando está sumergida, es resistente a la presión hasta una profundidad de 30 metros. El agua se desvía en espiral alrededor de la bomba: un truco para contrarrestar el alto efecto abrasivo del medio bombeado. El impulsor y la placa de succión también están hechos de fundición cromada, la carcasa de fundición gris GG 20. Para elementos críticos como el sello mecánico de doble interior utiliza carburo de silicio, “un material casi tan duro como el diamante”, según indica Tsurumi.

Asimismo, el equipo cuenta con el sistema elevador de aceite de la marca, que lubrica el eje de la bomba en cualquier posición de manera mediante la fuerza centrífuga.