El proyecto Arroyo Vega pretende reducir la probabilidad de inundaciones en ciertos barrios de Buenos Aires en Argentina. Para ello, los trabajos apuntan hacia duplicar la capacidad de escurrimiento del agua lluvia desde algunos puntos de la urbe hacia el Río de la Plata. Con ello se espera que se reduzca el riesgo de inundaciones en 5 comunas porteñas, beneficiando a 315 mil personas.

arroyo vega

Las obras, que implican una inversión cercana a los US$93 millones, se dividen en dos tramos que se ejecutan de forma simultánea. En el primer tramo, que tiene 5,9 kilómetros de largo, se utilizó una tuneladora de 5,3 metros de diámetro, mientras que, para el segundo tramo, de 2,5 kilómetros, se está usando otra tuneladora de 3 metros de diámetro, que opera mediante el procedimiento de Pipe Jacking, el que a medida que excava va instalando de forma simultánea los tubos que componen el túnel.

De esta forma, el denominado segundo emisario del Arroyo Vega tendrá una extensión total de 8,4 kilómetros que va a aumentar la capacidad de conducción de la red secundaria mediante la construcción de 12 nuevos ramales, conectando el Río de la Plata con el corazón de la ciudad.

Es necesario saber que el Arroyo Vega atraviesa el gran Buenos Aires de este a oeste hasta desembocar en el ala norte de la costanera. Cuando las precipitaciones se exceden, su cuenca y primer emisario, que data de los años 40, se desbordan e inundan, anegando barrios como Núñez, Belgrano, Villa Urquiza, y Villa Devoto, entre varios otros.

Así, frente a las antiguas condiciones para enfrentar las lluvias, hace 12 años ya se decidió construir un segundo emisario. La excavación empezó en 2017 y se espera que sean entregadas en agosto de este 2019.