El cese de las obras del ferrocarril Tinaco-Anaco ha generado millonarias pérdidas. 

2

Esta imagen de 2016 muestra una carretera sin terminar.

Millonarias inversiones en infraestructura ferroviaria que hoy sirven de paisaje de pastoreo. Así están hoy en día las obras dejadas por el proyecto del Gran Ferrocarril de los Llanos (tramo Tinaco- Anaco), las que comenzaron en 2009 y debieron culminar en 2012. El objetivo de esta red ferroviaria de casi 470 kilómetros era enlazar cuatro estados y 14 municipios, a través de diez estaciones que transportarían a más de cinco millones de pasajeros y 9,8 millones de toneladas métricas de carga al año. Aproximadamente 548 trenes operarían entre Anaco y Tinaco, los que se desplazarían a 220 km/hr, el primer tren de alta velocidad de Venezuela.

El proyecto de la línea, que demandaría inversiones por cerca de US$7.500 millones, sería financiado por el Fondo de Desarrollo Estratégico China-Venezuela, que se formó en 2008 para mejorar los lazos económicos entre ambos países. De hecho, una de las principales empresas promotoras de la iniciativa sería China Railway Engineering Corporation (CREC). El acuerdo de Tinaco-Anaco estipulaba que la empresa china dotaría a Venezuela de tecnologías y capacitaría personal venezolano, a cambio de pagos en barriles de petróleo. En el marco del acuerdo suscrito se instalaron varias fábricas especializadas en materiales ferroviarios en Venezuela, las que crearían fabricarían vagones, soldadura de rieles y cambio de vías, entre otras cosas.

Pero donde una vez hubo docenas de edificios modernos, ahora se pueden ver animales pastando entre los escombros de infraestructuras destrozadas por el tiempo y el vandalismo. Si bien no está del todo claro cual fue la razón que está detrás de la paralización, CREC acusó en algún momento la falta de asignación de recursos por parte del Gobierno nacional.

Reactivación

El estado en el que se encuentran los diversos tramos del recorrido, excepto el tramo de Anaco ya que tiene vigilancia de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), es deplorable. El retroceso ha sido fuerte pues algunas piezas fueron colocadas hace más de ocho años, y el paso de la lluvia y el sol, la falta de uso y de mantenimiento se deja notar. Como es de suponer, la paralización ha generado pérdidas de millones de dólares.

Y si no se hace nada, el deterioro continuará. Es así como varios dirigentes sindicales este año comenzaron un llamado a la reactivación del proyecto, con tres objetivos: frenar el deterioro; evitar más vandalismo y combatir el desempleo que esta paralización ha generado.

Sin embargo, hasta ahora no se ha tenido ningún tipo de información. No obstante, sí se sabe que el Ministerio del Poder Popular de Industrias Básicas, Estratégicas y Socialistas (Minppibes) firmó en julio de 2017 un convenio con CREC de Venezuela. Se desconocen los detalles, pero se albergan esperanzas en la pronta reactivación del ferrocarril.

La reactivación de esta obra se estima que podría generar nuevamente 4.000 empleos directos y 5.400 indirectos. Es probable que muchos sean los mismos que han estado esperando volver a trabajar, ya que muchos profesionales hoy en día están desempleados o no se desempeñan es su área profesional. Otros se han ido del país y algunos no tienen interés en dedicar tiempo a una empresa que anteriormente había dejado miles de desempleos de forma inesperada, ya que no hay credibilidad.

Sin embargo, es una oportunidad de desarrollo para el país.