Caterpillar

Una caída del 21% experimentaron las ventas de equipos de construcción de Caterpillar durante el primer trimestre, lo que contribuyó a una caída del 41% en las ganancias del segmento, según un comunicado de la compañía. La compañía anunció que las ventas e ingresos totales del primer trimestre de 2020 alcanzaron los US$10.600 millones frente a los US$13.500 millones del mismo periodo del año pasado.

Según los informes, la disminución se debió a un menor volumen de ventas impulsado por una menor demanda del usuario final y al impacto de los cambios en los inventarios de los distribuidores. Los concesionarios aumentaron los inventarios de máquinas y motores en aproximadamente US$100 millones durante el primer trimestre de 2020, en comparación con aproximadamente US$1.300 millones durante el primer trimestre de 2019.

Se informó que las ventas totales de equipos de construcción fueron de US$4.306 millones en el primer trimestre de 2020, una disminución de US$1.567 millones en comparación con los US$5.873 millones del primer trimestre de 2019.

Las ganancias de Construction Industries fueron de US$640 millones en el primer trimestre, una caída de US$445 millones en comparación con los US$1.085 millones entre enero y marzo de 2019. La disminución se debió principalmente a un menor volumen de ventas, parcialmente compensado por menores costos de fabricación.

A pesar de los desafíos actuales causados por la pandemia de Covid-19, Caterpillar Inc. ha tomado medidas para mejorar su liquidez y ha devuelto aproximadamente US$1.600 millones a los accionistas.

Caterpillar informó que los resultados financieros para el resto de 2020 se verán afectados por la continua incertidumbre económica mundial. Como tal, retiró su guía de ganancias el 26 de marzo y actualmente no ofrece una perspectiva financiera para 2020.

“Hemos tomado medidas decisivas para mejorar nuestra sólida posición financiera, mientras continuamos ejecutando nuestra estrategia para un crecimiento rentable”, dijo el presidente y CEO de Caterpillar, Jim Umpleby. “Caterpillar ha enfrentado y superado muchos desafíos en sus 95 años de historia. Nuestro objetivo es salir de la pandemia como una empresa aún más fuerte”, añadió.

Covid-19

Muchos gobiernos clasificaron las operaciones de Caterpillar como una actividad esencial para el soporte de infraestructura crítica. Caterpillar ha suspendido temporalmente las operaciones en ciertas instalaciones durante las últimas semanas debido a problemas de la cadena de suministro, la débil demanda de los clientes o las regulaciones gubernamentales.

A mediados de abril de 2020, aproximadamente el 75% de las instalaciones de producción primaria de la compañía continúan operando. Algunas instalaciones que se cerraron temporalmente se han reabierto. La compañía continuará monitoreando la situación y podría suspender las operaciones temporalmente en instalaciones adicionales si las condiciones comerciales lo justifican.

La compañía ha tomado medidas para reducir los costos, incluida la reducción de los gastos discrecionales y la suspensión de los aumentos del salario base para 2020 y los planes de compensación de incentivos a corto plazo para muchos empleados y todos los altos ejecutivos. Caterpillar está priorizando el gasto para permitir una inversión continua en servicios y ofertas ampliadas, elementos clave de su estrategia de crecimiento rentable introducida en 2017.