Logo de Volvo

Las medidas para detener la propagación de la pandemia del Covid-19 afectaron la demana de equipos de construcción, y a pesar de la recuperación en el mercado chino en marzo, las ventas de Volvo Construction Equipment  disminuyeron en un 17% y la entrada de pedidos se redujo en un 7% durante el período.

”El rápido deterioro de la demanda global causado por las medidas en la sociedad para contener la propagación del Coronavirus tuvo un impacto negativo en los resultados financieros del primer trimestre de 2020 de Volvo CE, con ventas, rentabilidad, entregas y pedidos que mostraron reversiones durante el período”, dijo la empresa en un comunicado.

Melker Jernberg, peresidente de Volvo CE

Melker Jernberg, peresidente de Volvo CE.

Las ventas de la compañía en el periodo de enero-marzo alcanzaron los SEK 20.148 millones (cerca de US$2.000 millones) desde los SEK 24.155 millones (unos US$2.400 millones) alcanzados el primer trimestre de 2019. Los ingresos operativos cayeron en un 26,5% hasta los SEK 2.678 millones (US$265 millones). Los ingresos se vieron afectados por menores volúmenes de máquinas y una mezcla de máquinas desfavorable. Esto se reflejó en el margen operativo, que de un 13,3% fue ligeramente inferior al 15,1% del mismo período del año anterior.

La caída de las ventas fue transversal en todas las regiones, salvo en América del Sur, cuyos ingresos aumentaron un 2%, mientras que América del Norte y Europa sufrieron los peores descensos del 25% y el 20%, respectivamente. En África y Oceanía la caída alcanzó un 18% mientras que en Asia, el descenso fue de un 10%.

La entrada de pedidos disminuyó un 7% en el primer trimestre de 2020, aunque la demanda en China, el mayor mercado mundial de equipos de construcción, aumentó hacia fines del trimestre. Las entregas disminuyeron, en un 13%, a 20.170 máquinas, en comparación con 23.139 máquinas en el primer trimestre de 2019.

Desarrollo de mercado

Resultados Volvo CE primer trimestre de 2020

Los principales mercados mundiales de equipos de construcción de Europa y América del Norte cayeron en el primer trimestre, disminuyendo 1% y 2% respectivamente en los primeros dos meses del año. En Asia (sin incluir a China), la demanda disminuyó un 4% en comparación con el mismo período del año pasado. El impacto del virus Covid-19 fue más pronunciado en China, que cayó un 44% durante el período, debido a la interrupción del mercado. No obstante, el gigante asiático observó un repunte en marzo, con una demanda de hasta un 2% mayor que el mismo mes de 2019, gracias a las medidas de estímulo del gobierno destinadas a impulsar el desarrollo de la infraestructura.

“Las medidas para detener la propagación de la pandemia de Covid-19 comenzaron a afectar nuestras operaciones en China en febrero y tuvieron un impacto severo a mediados de marzo, cuando nuestra cadena de suministro global se interrumpió y la producción se detuvo en la mayor parte de nuestras operaciones”. comentó el presidente de Volvo CE, Melker Jernberg. “Está claro que ahora estamos entrando en un período difícil, con paradas de producción y baja demanda que tienen un impacto negativo en nuestra rentabilidad. Dicho esto, confiamos en el hecho de que nuestros clientes son activos en negocios que son importantes para la sociedad, y que nuestros productos y servicios son vitales para construir una infraestructura sostenible para