El fabricante es pionero en el mercado brasileño a ofrecer equipos compactos con cero emisiones.

Wacker Neuson

Wacker Neuson da un salto importante para la reducción de las emisiones en el sitio de obras. El fabricante acaba de lanzar en el mercado brasileño dos nuevos equipos eléctricos: la placa vibratoria compactadora modelo AP1850e, y los compactadores eléctricos modelos AS50e y AS30e. La letra “e” verde en la nomenclatura de estas máquinas significa emisiones cero, más comodidad en la operación, y alto rendimiento. Con ello, Wacker se convierte en la primera en el mercado brasileño en ofrecer equipos compactos con cero emisiones.

La motorización eléctrica representa una evolución importante para la industria de la construcción. “Las ciudades están cada vez más exigentes en el control de las emisiones de CO2”, observa Roberto Martínez, director-presidente de Wacker Neuson Brasil.

“Especialmente en el caso de empresas de alquiler, estos equipos de emisión cero son un complemento interesante en la flota, ya que muchos clientes necesitan máquinas con configuración específica para determinados proyectos, como restauración de construcción de interiores, obras en locales cerrados y túneles, que están sujetas a normas rígidas en lo que se refiere al cumplimiento de emisiones de gases y ruidos ”, complementa.

Emisión cero

Con un equipo de emisión cero el cliente puede aumentar la rentabilidad ampliando el ámbito de trabajo, ya que se utiliza la misma batería tanto para la placa vibratoria como para los compactadores eléctricos. De acuerdo con Stefan Pfetsch, gerente de Wacker Neuson Produktion GmbH & Co.KG en Reichertshofen, durante el proceso de desarrollo de estos equipos hubo estrecha colaboración y asociación de los clientes.

“Con la nueva línea de equipos eléctricos, Wacker Neuson da un paso importante para incorporar a medio plazo una solución sin emisión de gases a sus principales productos”, asegura Pfetsch.

Otro punto importante, según él, es la reducción de los costos operativos. Por ser eléctricos, no requieren las típicas intervenciones de mantenimiento obligatorias exigidas a los modelos convencionales. También proporcionan ahorro de hasta un 70% en costos de energía.